lunes, 10 de agosto de 2015

libro: dejen morir antes de entrar

Muy buenas a todos. Hoy toca reseñar una antología cuya lectura acabe hace poco, pero que hasta hoy no he podido reseñar. Curiosa recopilación de relatos, en el que los espacios cerrados tienen un lugar predominante a lo largo de cada uno de los mismos, así en estas historias todos aquellos que quieran entrar a estos espacios, han de dejar salir a los que allí se encuentran. De ahí el nombre del presente volumen. Pero no adelantemos acontecimientos todavía, acompañadme a un viaje donde vuestros terrores a sitios con dimensiones cerradas se verás acrecentados si cabe. Listos? Allá vamos.






Antología perteneciente a la web del terror, y coordinada por Carlos Navas, los autores nos ofrecen a lo largo de 33 relatos, extras incluidos como si de un dvd de tratará, por lo que nos encontramos con esta agradable sorpresa, somos testigos de las diferentes peripecias que acontecen a sus protagonistas a lo largo de sus páginas.

Cómo suele ocurrir en toda antología que se precie, hay relatos que pueden gustar más que otros y unos están mejor escritos que otros. Lo que no quiere decir que el resto sean malos, que no lo son en absoluto, si están es este volumen es que han pasado una criba importante, pero ya sea por la historia o por la forma de que está narrada la trama, no me acabaron de convencer del todo. Lo que no quiere decir que no sean buenos, que lo son.

Así, los relatos que más me gustaron son los siguientes:
Se arrastran en la oscuridad de Juan José Díaz Tellez: mezcla muy interesante de thriller y terror, en el que un pobre hombre es torturado por sus captores y por unos ruidos que acechan en la oscuridad.
Difícil elección de Carlos Lluch: qué se puede decir de este autor que no haya dicho ya? Su relato ya arranca fuerte, y una vez comienza no puedes dejar de leerlo. La trama nos cuenta la historia de un hombre encerrado en su casa, mientras las sombras invaden todo el mundo.
Lunática de Miguel Ángel Chamizo: interesante trama en el que se nos narra como la luna, incide en los comportamientos de los miembros de un psiquiátrico, haciendo que todo se vea al revés. Fue una sorpresa más que agradable la que me llevé con esta historia.
La niñera de Javier Rodríguez Blanco: mezcla de leyenda urbana y cinta de terror. Una niñera va a cuidar al hijo de un rico matrimonio ruso, que la pagarán de manera generosa pero ha de cumplir unas sencillas reglas mientres esté a cargo del pequeño.
Cámara frigorífica de Julián Sánchez Caramazana: una misteriosa muchacha se dedica a vender mediante su web on line la mejor carne del mundo, a un selecto grupo de clientes. Os atrevéis a hacerla un pedido?
Mad Men de Francis Novoa: un joven se encuentra con un mendigo, quién le explicará la mejor forma de obtener grandes beneficios, caiga quién caiga en el proceso. Relato repleto de humor negro y te mantiene con una media sonrisa mientras avanzas en su lectura.
Castigo de Marta Junquera: Clara es una joven que ha heredado el negocio familiar dedicado a la pastelería y que ejerce a disgusto. Tal vez se lo piense mejor con lo que está a punto de ocurrirle.
Soy lo que soy de José Antonio Reyes Chamizo: en una nave un grupo de mendigos sobreviven como mejor pueden, contándose sus miserias. La llegada de un misterioso personaje hará que sucesos que creían olvidados vuelvan de nuevo a ellos.
Padre Nuestro de Manuel Sánchez Ramos: un grupo de atracadores entran a robar a una vieja iglesia de un barrio, ignorantes del peligro que allí les aguarda. Interesante relato que me recordó en su lectura al Principe de las tinieblas de John Carpenter y a El engendro del diablo de Michele Soavi.
La jauría acosada de Beatriz Troitiño: un grupo de jóvenes japoneses despiertan en unas alcantarillas, ignorando que hacen allí. Cuando se quieran dar cuenta, tal vez sea demasiado tarde.
El autoestopista de Antoni Serra Vidal: un asesino autoestopista se monta en un coche en el que se encuentra su futura víctima.
El refugio de José Manuel Lara Briones: una pareja llega a un refugio donde un hombre les relata lo que allí aconteció hace tiempo.
Larvas negras de Rubén Ibañez Gonzalez: un grupo variopinto de gente se queda encerrado en un lavabo de un supermercado, mientras a su alrededor se desata el horror.
Nada más por ver de Luis Guallar: un grupo de ancianos se dirige a su destino de vacaciones, mientras unos ladrones se meten en su autobus, a la vez sucesos extraños acontecen a su alrededor.
La recepcionista de José Luis Ordóñez: una ejecutiva llega a un hotel, donde una y otra vez se encontrará a la misma recepcionista, mientras un persistente olor penetra en su habitación.

El resto de relatos del presente volumen cuentan con unas buenas tramas, pero no me acabaron de convencer tantos como los arriba. Pero me gustaron por supuesto, uno de los que me he dejaod en el tintero y que por poco no supera el corte ha sido No antes de Javier Trescuadras, pero que ya lo leí en un volumen y que ya fue reseñado en su momento; En busca de Dios de Ana Vivancos, en el que una expedición a bordo de una nave espacial intentará encontrar y demostrar la existencia de Dios o Miasma de Sandra Monteverde en el que un relato de Lovecraft tendrá fatales consecuencias para un lector.

Las siguientes historias que conforman el resto de la antología son:

El aullido del viento de Jordi Noguera de Gea: un matrimonio con su hijo pequeño parece vivir una estancia feliz, hasta que comienza el misterioso aullido del viento que traerá terribles consecuencias para todos ellos.
Dejen morir antes de entrar de Tomás Rubio Pérez: un agente especial viaja a las profundidades de una gruta rusa, lo que allí se encuentra amenaza no solo a nuestro mundo, sino también a su cordura.
Escoria de Rubén Ibáñez González: siete hombres se encuentran encerrados en una mazmorra, uno de ellos posee la clave para liberarlos, pese a que el precio a pagar sea demasiado alto.
Partes de mí  de Oscar Navas: un hombre despierta en una jaula sin saber exactamente que hace allí o como ha llegado. Su hija tal vez tenga la respuesta, aunque tal vez no prefiera escuchar la verdad que se oculta tras su secuestro.
Cesspool People de Javier Fernández Bilbao: un escritor descubrirá que no todos los autores se toman igual de bien las mlas críticas hacía su obra.
Fuera de servicio de Yolanda Camacho Sánchez: una joven se despierta después de una jornada dura de trabajo en un metro abandonado, y en todo momento parece estar sola.
La casa de los espíritus  de Tony Jiménez: una mujer despierta en una casa, no sabe como ha llegado allí, pero una vez conozca la respuesta, tal vez hubiese preferido seguir dormida.
La salida de Tamara López Ruiz: Daniela va a buscar ayuda después de que ocurra un accidente en la estación de esquí, donde ha ido a pasar unos días con su pareja y amigos. Pero lo que parecía un sitio idílico, no tardará en convertirse en una pesadilla.
Retorno a Crossfaith Manor de Cristina González Béjar: una muchacha regresa al hogar de sus familiares, sitio que guarda secretos. Tal vez algunos de ellos estén mejor sin ser descubiertos.
Palomitas de maíz  de Guadalupe Eichelbaum: relato absurdo y loco, en el que un hombre quiere morir enterrado mientas miles de palomitas de maíz le van sepultando poco a poco.
Audiencia de Rakel Ugarriza Lacalle: un programa de televisión, busca satisfacer los deseos vengativos de aquellos que acuden al mismo, para alegría de los espectadores y en alguna ocasión remordimiento de los participantes.
Panamera de Marc Sabaté Clos: un hombre se hace con el coche de sus sueños, o tal vez pesadillas? Relato que recuerda y mucho a Christine
El ángulo muerto de Manuel Caballero Mateos: un faro y una doctora quedan unidos por un terrible secreto que envuelve a ambos.
La puerta 21 de Yolanda Camacho Sánchez. una joven pareja se traslada a un piso, donde la mujer poco a poco empezará a entablar amistad con una amable anciana vecina suya.
El horror oculto de Manuel Caballero Mateos: un libro maldito y una mansión encantada, aguardan a sus nuevos inquilinos.

Cómo se puede apreciar a través de los resúmenes, hay de todo para todos. Una antología muy entretenida y que sin duda hará las delicias de los amantes del género de terror.

Espero que os haya gustado la entrada de hoy.







2 comentarios:

  1. ¡Buenas, soy David, del viaje a Praga! Por algun extraña razón, no te encuentro en Facebook, si me pasas el nombre exacto, te lo agradezco.

    ResponderEliminar
  2. Santiago Ruiz Mesa, graucias por leer el blog

    ResponderEliminar