jueves, 6 de septiembre de 2018

libro: Misterios de cine

Cuando oímos hablar del mundo del cine, inmediatamente viene a nuestra cabeza glamour, riqueza etcétera. Pero también existe una cara no tan amable, en la que algunas estrellas fallecieron de forma prematura debido a causas naturales, por asesinato o víctimas de una extraña maldición. Este y otros ejemplos son los que forman parte de la entrada de hoy, en donde leyendas de Hollywood y otras figuras no tan conocidas comparten espacio en un volumen bastante ameno.


Escrito por Mikel Navarro y compuesto por 23 capítulos, el libro permite a los lectores acercarse no solo al mundo del cine, sino también a recuerdos del autor, algunos más personales que otros, y a la trastienda más oscura del mundo del cine, en donde el nazismo, la bomba nuclear, las muertes misteriosas o la mafia se mezclan con el séptimo arte.

Interesante ensayo de corta extensión, de 130 páginas por lo que los más ávidos lectores lo leerán de una sentada, que nos descubre algunas de las anécdotas más famosas del mundo del cine, como el del coche que causó la muerte a James Dean o el anillo de Rodolfo Valentino que causó desgracias a todo aquel que lo vistió, a la vez que saca del error de otras historias que ya conocíamos, como por ejemplo la muerte de Jane Mansfield que no fue decapitada, tal y como se creía.

Uno de los capítulos que más me gustó fue el de El Seco, una extraña figura vestida de negro y sombrero y que trae desgracias a todo aquel que tiene la desgracia de cruzarse en su camino. En este capítulo de investigación, el autor nos cuenta su experiencia tras cruzarse con esta figura, a la vez que nos trae los testimonios de otras personas que lo vieron. Es una historia bastante inquietante la verdad, pero que a la vez permite descubrir un personaje que podría servir de base para una cinta de terror.

De igual forma otro capítulo bastante entrañable es aquel, en el que el autor nos cuenta su experiencia al visitar la tumba de Yul Brinner ubicada en una vieja abadía francesa. Mediante sus palabras, el escritor hace que sintamos, al menos en mi caso, una mezcla entre envidia y admiración. Al relatar este suceso me recuerda la razón por la que me gusta el cine. La forma en la que lo cuenta hace que queramos meternos en ese momento, y acompañarle en un momento tan especial de su vida.

La única pega, si es que se puede decir así, es que gran parte de los sucesos que se cuentan en el libro ya los conocía de haber leído sobre ellos anteriormente. Aún así no me importó, ya que según lo cuenta el autor hizo que parecía que no supiera nada acerca de los mismos. Y es que el escritor ha puesto pasión, y grandes dosis de cariño, a la hora de escribirlo. Y eso es algo que se nota, a medida que uno va avanzando en la lectura puede notar el afecto que tiene Navarro por el mundo del cine en general.

Como he indicado al principio de la reseña, en el libro también existe espacio para los aspectos más escabrosos relacionados con el mundo del cine. Algo que se puede comprobar, por ejemplo, en los capítulos dedicados a Ed Gein, asesino que inspiró a Robert Bloch a la hora de crear a Norman Bates, el protagonista de Psicosis, como las muertes de parte del elenco de Poltergeist.

Un libro que sin duda gustará a todos aquellos aficionados al cine y al misterio, ya que aquí ambos elementos se dan la mano para ofrecer a los lectores un rato de evasión con el que sin duda pasarán un buen rato.

jueves, 30 de agosto de 2018

libro: La independencia del condado de Castilla

Hoy en el blog dejamos aparcada la fantasía, el terror y la acción para traeros un libro de historia bastante interesante. El mismo nos habla de un tema tan curioso como la independencia del condado de Castilla del reino de León, y del proceso que siguió al mismo. Así pues, el presente volumen cumple con un doble objetivo: el primero es el de divulgar, mientras que el segundo se ocupa de arrojar algo de luz a un tema que, incluso soy, sigue siendo polémico entre algunos historiadores.


Escrito por Andrés Altés Domínguez, el presente volumen trata de forma amena, a la par que rigurosa, como el condado de Castilla llegó a independizarse del reino de León.

Pese a que en un principio el tema no pueda resultar interesante, al menos a aquellos que no les guste leer historia o saber más acerca de ella, una vez uno comienza la lectura del mismo va conociendo datos curiosos, a la par que interesantes, acerca de el enfrentamiento entre ambos y de los diversos mitos que surgieron a través del mismo. De ahí el subtítulo de la obra.

Para explicarlo de la mejor forma, el autor estructura el libro en cuatro apartados diferenciados, y dentro de cada uno de ellos encontramos diferentes subapartados. Los cuales ayudan a entender mejor, a la vez que amplían, lo expuesto en su correspondiente capítulo. De esta forma en el primer apartado el autor pone la base para lo que desarrollará de forma posterior. Así pues, comienza su ensayo sobre las bases medievales del mito. Para ello explica las cuatro versiones que más se conocen, y que han llegado a nuestros días, siendo la segunda de ellas la de Los jueces de Castilla la que cuenta con una mayor extensión. Tal vez por ser la versión más conocida acerca de la independencia.
Esta primera parte me resultó la más farragosa de leer. Y no porque estuviera mal escrita o explicada, nada más lejos de la realidad. Pero me resultó complicado el avanzar debido a la gran cantidad de citas y aparición de castellano antiguo. Lo que no quita para que a la vez me resultase curioso el descubrir un tema del que no tenía la más mínima idea.

Es a partir de la segunda parte, cuyo título es el mito en la historiografía liberal, cuando el libro me empezó a gustar más. En este segundo capítulo, vemos aparecer más autores y comprobamos como el tema llegó a interesar a la Generación del 98, y a uno de sus principales figuras como fue Miguel de Unamuno. Es en este apartado cuando vemos como diferentes historiadores se atrevieron a dar su punto de vista a lo largo de casi cien años, abarcando desde mediados del siglo XIX hasta que finalizó la Guerra Civil española en 1939.
En esta segunda parte es cuando el libro empezó a llamarme más la atención. Ya sea porque una vez pasada la parte medieval o porque al tratarse de historia más cercana a nuestros días, lo cierto es que en este segundo apartado el tema me resultó mucho más interesante que su predecesor, a la par que más ameno y menos farragoso. Algo que se confirmó con el tercer apartado, que se acabó convirtiendo en una de mis partes favoritas del libro.

En el tercer apartado el autor nos explica el mito durante la posguerra, y como los autores próximos al régimen franquista dieron su opinión acerca del mismo. Aquí resulta interesante comprobar como hubo incluso autores extranjeros que se atrevieron a dar su opinión acerca del mito. Mientras que unos tuvieron suerte y pudieron ver publicada su obra, otros como el historiador francés Pierre Vilar quien por sus ideas marxistas tuvo que esperar a ver su obra publicada durante la Transición, a pesar de haber sido publicada en 1947. A pesar de ello, durante esos años circularon diversas ediciones que pudieron ser leídas de forma clandestina.
Aquí de nuevo el libro volvió a interesarme más, y pude descubrir como este mito llegó a ser tratado durante la dictadura, sin que los autores que llegaron a tratarlo fueran del todo imparciales.

Por fin, en el último apartado el autor se encarga del mito desde los años 60 hasta el 2015. Aquí el autor se encarga de desmantelar el mito que llegó hasta nuestros días y de como ha sido tratado en la época escolar, desde los años de la EGB hasta su estudio en el instituto y años preuniversitarios.  En este último capítulo, el escritor también tiene tiempo para citar aportaciones recientes de diversos autores, de ideologías políticas distintas que tratan el tema según su pensamiento, así como de escritores, ya sean historiadores o no versados sobre el tema, que usan el mito para ambientar sus obras por lo que la polémica está servida.
En este capítulo final el lenguaje y la forma de contar estos sucesos se hace muy ameno, y supone un buen punto y final a un ensayo que me resultó farragoso al principio, para ir ganando interés a medida que avanzaba en sus partes posteriores.

A pesar de su breve extensión, que apenas alcanza las 150 páginas, es un libro que cunde y que resulta interesante, pero que tuve que leer en diversas etapas. Y no porque fuera aburrido, que no lo es, pero era mucha información para ir asimilando de una sola sentada. A pesar de ello, este libro me recordó porque la historia era de mis asignaturas favoritas durante mi época de estudiante.

Siempre se dice que nunca te acostarás sin saber una cosa nueva, y este libro volvió a hacer bueno ese dicho. Gracias al mismo pude descubrir nuevas palabras, a la vez que me valió para refrescar algunos conocimientos que tenía algo oxidados. Baste citar como ejemplo el momento en que el autor cita a las JONS, término que me sonaba y que tuve que releer para comprobar si lo que tenía por ahí  perdido en la memoria era cierto o no, como acabé confirmando que así era.

Un libro que sirve para arrojar algo de luz a un tema que ha sido objeto de diversos estudios y que resultará interesante para todos aquellos amantes de la historia de nuestro país.

lunes, 27 de agosto de 2018

libro: Goma 2. El cine explosivo de José Antonio De La Loma

En la historia del cine hay directores a los que solemos asociar a un género, bien sea porque parte de su filmografía transcurre dentro de una determinada categoría o porque sus películas más famosas o reconocidas están en una determinada clase. Uno de los ejemplos más claros lo encontramos en John Ford, erróneamente catalogado como un director solo de westerns cuando, en realidad, trabajó en cintas alejadas del cine de vaqueros. En nuestro país otro caso está en el realizador de la entrada de hoy, pese a que se le conoce por sus cintas dentro del cine quinqui, en realidad, le dio tiempo a dirigir otros films como el thriller, la acción o la comedia.

Escrito por Javier Ikaz, el libro supone un ameno recorrido por la filmografía de este realizador español. Desde sus primeros trabajos hasta su última cinta, el autor desvela a los lectores algunos detalles como que antes de ser realizador fue escritor de novelas; que participó en varias coproducciones o que supo aprovechar el fenómeno de los videoclubs.

Tal y como hiciera en su ensayo de Mariano Ozores, ver enlace aquí este nuevo volumen acerca a los lectores a un realizador con una filmografía que, sin albergar obras maestras, si que forma parte de la historia de nuestro cine. A lo largo de poco menos de 200 páginas, y estructurado en un prólogo, 5 capítulos en donde se nos va desgranando su trabajo, y un epílogo el autor va descubriendo a los lectores títulos que, en mayor o menor medida, llamarán la atención a aquellos seguidores de este director que quieran conocer sus obras menos conocidas.

Como no podía ser de otra forma, el libro se encuentra profusamente ilustrado con los carteles de las cintas, así como de diversos fotocromos ya sea de su estreno en nuestro país como en el extranjero. Esto sin duda ayuda a identificar mejor los films, y recordar algunos de sus instantes más impactantes o famosos.

A lo largo de sus páginas, el autor nos va desvelando el argumento de cada una de las cintas, así como su conclusión. Esto puede hacer que a uno se le quiten las ganas de ver la película que se menciona, pero nada más lejos de la realidad. En algunos libros de cine que he tenido oportunidad de leer, al hablar de la filmografía de un determinado director se nos habla de sus films, las escenas más destacadas y también de su conclusión.

Como no podía ser de otra forma, al hablar a los lectores de las películas el autor también nos expresa su opinión acerca de las mismas. Y he de decir que, si bien me faltan unas cuantas por ver, no comparto del todo su opinión acerca de sus cintas enmarcadas dentro del género quinqui. Si bien ambos coincidimos en las persecuciones y por como están coreografiadas, no termino de coincidir del todo acerca de la segunda y tercera parte de Perros callejeros. Cierto es que la segunda y tercera parte, especialmente esta última, no alcanzan el nivel mostrado por la primera parte. Pero la segunda parte fue la primera que vi de la saga de El torete, y a la vez es la que más me gusta. Por ello no puedo ser del todo imparcial, y sea esto lo que no me permita compartir el punto de vista expresado por el escritor.

Las cintas dirigidas por De La Loma, especialmente las de cine quinqui, no podrían hacerse en la actualidad. Son hijas del tiempo en el que se estrenaron, y como tal hay que verlas. El realizador supo aprovechar el momento y alertar a la sociedad sobre un problema que estaba presente en las calles. Es en este tipo de cine donde da ciertas nociones de moralidad, algo que se puede ver también en títulos anteriores, pero realizados durante el régimen de Franco y enmarcados dentro del género dramático, y en donde aquellos que iban en contra de la sociedad no tenían un buen final.

A modo de complemento, nos encontramos con diversas fichas de aquellas personas que, en algún momento de sus vidas, colaboraron en alguna de las cintas dirigidas por De La Loma. Así, nos encontramos con Ignacio F. Iquino, el maestro del realizador de la entrada de hoy, John Saxon o Inma de Santis, por citar a algunos de los que aparecen.

Un libro imprescindible para acercarnos a la figura de un realizador que, en mayor o menor medida, forma parte de la historia de nuestro cine. Una vez más la editorial Applehead nos trae la figura de un cineasta que marcó a la generación del videoclub.

A continuación, parte de la promoción que le hicieron al libro en el espacio de la 2 Días de cine:


lunes, 20 de agosto de 2018

libro: La llamada de la luna

El mito del hombre lobo es, junto con los vampiros, fantasmas y muertos vivientes, una de las figuras más clásicas y recurrentes a la hora de crear historias de terror, ya sea en forma de letras o en imagen real. Así pues, el licántropo es el protagonista de la entrada de hoy. Pero desde una perspectiva interesante, en donde dejan de ser villanos y los monstruos son de otro tipo. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar de cortesía con el que poder hacer la entrada de hoy.

Escrito por Cristian Blanco, el libro nos cuenta como Casiano, Sergio y Nando, tres amigos adolescentes, pasan sus vacaciones de Semana Santa en el pueblo de Santa Gardenia, ubicado en Barcelona en el año 1996. Lejos están de imaginar el vuelco que darán estos días de asueto al conocer a la enigmática Lluvia, ni las peligrosas aventuras que les aguardan.

Este libro se toma su tiempo a la hora de ir presentándonos a los personajes. Los vamos conociendo y las circunstancias que rodean la vida de cada uno de ellos, siendo la más dura la de Nando. Cada uno de ellos son adolescentes sin habilidades que les hagan destacar, pero poseen un alto sentido de la amistad y camaradería. Por lo que no dudan en apoyarse los unos a los otros, y dar la bienvenida a la recién llegada al pueblo, lo que acarrea el primer amor y la revolución hormonal típica de esa época.

Una vez hemos conocido a los principales personajes, y aquellos secundarios que tendrán importancia en el devenir de los acontecimientos, la acción va cogiendo velocidad hasta llegar a su sangrienta conclusión. Antes la sangre aparecía en momentos puntuales, pero necesarios para que la historia avanzase, pero es en los momentos finales cuando el autor pone toda la carne en el asador y ofrece a los lectores instantes que no tienen nada que envidiar a cintas de terror con licántropos como protagonistas, como Aullidos o Un hombre lobo americano en Londres.

Tal y como se puede ver por el argumento, uno puede ver la influencia de Super 8 o Stranger Things. Y es que los adolescentes de estas producciones también han de vérselas con seres sobrenaturales. Pero mientras que tanto la una como la otra incorporan el factor nostalgia de aquellos años, aquí la misma brilla por su ausencia. Salvo por alguna que otra referencia a las videoconsolas o series que estaban de moda en aquella época. Al autor no le hace falta plagar su obra de homenajes para hacer avanzar la historia, aquí los personajes y sus acciones son lo importante.

A pesar de su tono de aventuras, dentro de la novela también encontramos drama, sobre todo en las partes de la historia centradas en Nando y su familia, unas gotas de suspense y el ya mencionado terror. Todos estos elementos son mezclados y agitados por el autor, para ofrecer a los lectores un trago que deja con buen sabor de boca, a pesar del agridulce final de la obra. Pero nadie dice que todas las historias han de tener una conclusión feliz para sus protagonistas.

El libro, además de la amistad, habla a los lectores de la importancia de la familia y de como nos vemos ligados a la misma. Las hay mejores, como la de Sergio o Lluvia, y peores, como la de Nando. Y son las acciones de los adolescentes lo que hace que se sientan más ligados o no a aquellos que forman parte de su entorno más cercano. Mientras que unos se sienten más integrados, como es el caso de Lluvia, otros como Nando encuentran más amor y confianza en aquellos que no comparten vínculo familiar alguno con él.

El toque sobrenatural está muy bien integrado, y además sirve de homenaje a la mitología escandinava y a cierto lobo participe del Ragnarok. Es precisamente este lupino el gran villano de la historia, además del padre de Nando, y a quien nuestros protagonistas, tanto humanos como licántropos, tendrán que hacer frente en el violento y sangriento final, tal y como he indicado unos párrafos atrás.

Con este nuevo libro, la editorial vuelve a dar a los seguidores una nueva alegría y demuestra que se está convirtiendo en un buen referente en lo que a literatura de género patrio se refiere.




martes, 7 de agosto de 2018

libro: Alcachofa-terror. La invasión de las hortalizas del espacio exterior

Según definición gamberrada es la acción propia del gamberro. Y es que esta palabra es la que mejor se ajusta a la entrada de hoy, un divertimento en toda regla donde el humor negro, en ocasiones negrísimo e irreverente, los homenajes y guiños al rock, la literatura, el cine grindhouse y de terror e incluso un par de series de televisión están presentes en todo momento en una lectura que nos mantendrá con una sonrisa constante en la boca. Desde aquí dar las gracias una vez más a la editorial por hacerme llegar un ejemplar de cortesía para poder hacer la reseña.

Escrito por Liss Evermore, la historia nos cuenta como Albuquerque en los años 70 es invadido por unas alcachofas cuyo plan es, como no podía ser de otra forma, la conquista de la tierra. Y que mejor modo de hacerlo que por esta pequeña ciudad del condado de Nuevo México.

Viendo la portada los lectores ya pueden intuir lo que habrá en su interior. Y es que la tapa es un homenaje, más que evidente o al menos así lo creo yo, a las novelas pulp y películas de los cincuenta de ciencia ficción hechas con cuatro duros. Ese es el espíritu que se respira a medida que uno avanza en la lectura de este volumen, el de una cinta con poco presupuesto pero realizada con la función de entretener. Y eso es algo que aquí se nota.

Desde sus primeras páginas ya notamos el espíritu irreverente que va a estar presente en el resto del libro. Lo que al principio parece un homenaje a la cinta The blob, con una masa que devora todo lo que se le pone en su camino, pronto cambia a un relato de invasión extraterrestre ante el que un diverso grupo de personajes intentará hacer frente, con mayor o menor fortuna todo hay que decirlo a los enemigos que van apareciendo.
Así algunos de estos personajes son un trío de bellezas, claramente inspirados en las protagonistas del film de culto Faster Pussycat, Kill Kill; un karateka negro con patillas y con el nombre molón de Black Grenade y que recuerda a Black Dynamite cinta de exploitation protagonizada por Michael Jai White; un rudo sheriff y su novato ayudante o un puñado de paletos del sur profundo.

Los capítulos, cuya extensión es bastante corta, favorecen la lectura. La autora nos engancha desde un principio y ya no nos suelta hasta que, o bien paramos de leer o acabamos el libro. Liss sabe marcar los tiempos e ir alternando las escenas más sangrientas, con las de acción pero siempre acompañadas con humor. Pese a que estemos viendo cometer una masacre ante nuestros ojos, la autora nos lo describe como si fuera un chiste o estuviéramos viendo un episodio de los Looney Toones, en donde las escenas violentas eran acompañadas del sentido del humor tan característico de estos famosos dibujos animados.

La novela, al estar ambientada en la década de los setenta, nos muestra algunos de los estribillos del rock de esta época, que con el tiempo se han convertido en verdaderos himnos. De esta forma, a lo largo del libro podemos identificar grandes temas como Stairway to heaven de Led Zeppelin; Angie de los Stones u Hotel California de los Eagles. Por supuesto que hay más, pero estos son los que más se identifican. El resto os lo dejo a vosotros, para que podáis reconocerlos y ver si sois amantes del rock o no. Así que tomarlo como un juego.
Y es que la novela, además de divertir, es un enorme juego tal y como he indicado en el párrafo que inauguraba esta reseña. La autora juega con los lectores, plagando el libro de multitud de referencias de cultura general. Algunas son más fáciles de identificar que otras, e incluso una de ellas puede dar lugar a confusión, pero sin lugar a dudas el entretenimiento está garantizado por partida doble: en primer lugar por la loca, y divertida, historia que nos cuenta la escritora y en segundo lugar por ver como están los conocimientos de los lectores en cine, música y literatura.

El libro en ningún momento ha de ser tomado en serio. Es una gran broma y una locura, en el buen sentido de la palabra. Desde que Tim Burton dirigiese Mars Attacks, pocas veces se han visto unos invasores con tanta mala leche e irreverentes como las alcachofas imaginadas por Liss. Lo que sin duda sería interesante, y muy divertido de leer, sería hacer un crossover entre las alcachofas extraterrestres y los tomates asesinos. El unir a dos hortalizas tan ricas en una batalla contra la humanidad sería algo interesante, y sin duda divertido, de leer. Al menos para el que esto suscribe, y que hará que no volvamos a mirar con los mismos ojos a estos alimentos.

En definitiva una novela ideal para leer en estos días tan calurosos y que hará que pasemos unos buenos momentos.

A continuación el trailer realizado para el libro, y en donde se puede ver por donde irán los tiros:












martes, 31 de julio de 2018

libro: Al caer la noche. Terror catódico americano 1970-1981

Tal y como indica el título, el libro supone un recorrido por aquellas producciones destinadas a la pequeña pantalla, a pesar que algunas de las mismas se estrenaron entre nosotros en pantalla grande, enmarcadas dentro del género de terror, y en algunas ocasiones dentro también del fantástico. Un estudio bastante interesante que cumple con una doble función: por un lado entretener, y por el otro dar a descubrir muchas producciones desconocidas, al menos en mi caso, a los amantes del terror.

Escrito por Tonio Alarcón, y con prólogo a cargo de Jesús Palacios, el presente volumen nos ofrece un recorrido más que interesante por aquellas producciones destinadas a la pequeña pantalla, y que en algunas ocasiones supuso la plataforma de lanzamiento para futuros realizadores, como Steven Spielberg, o de futuras estrellas, como Harrison Ford. Así como de refugio a viejas glorias como Bette Davis, Joan Crawford o Stella Stevens quienes aportaron su buen hacer y talento a estas cintas.

Las series como Alfred Hitchcock presenta o Dimensión desconocida creada por Rod Serling son, sin duda, el antecedente más claro de las numerosas producciones que aparecen en este libro. No en vano, son citadas en el libro como el anticipo a lo que estaba por venir dentro de la televisión. Algunas de ellas hoy convertidas en películas de culto, como El diablo sobre ruedas o El misterio de Salem's Lot.


A lo largo de sus 8 capítulos, el autor nos va desgranando aquellos nombres y producciones que ya forman parte del terror catódico. De esta forma, los lectores pueden conocer algo más acerca de nombres clave de realizadores como Dan Curtis, Curtis Harrington o John Llewellyn Moxey y que nos legaron títulos como Los enigmas de Karen, Los muertos no mueren jamás o Acoso homicida respectivamente. Estos nombres no los conocía, y ni siquiera me sonaban, hasta que acabé la lectura del libro. Por lo que, tal y como indicaba en el párrafo que inauguraba la entrada de hoy, me han permitido descubrirlos.

Si por algo se caracterizaban estas cintas eran por no contar con un gran presupuesto, por lo que habían de compensarlo con grandes dosis de imaginación y un guión que supiera atrapar a los espectadores. Algunas de ellas lo conseguían, mientras que otras se quedaban por el camino. Es decir, tenían un buen planteamiento inicial pero, bien sea por la falta de medios, por no saber sacar adelante la idea inicial, por no saber dar con el tono adecuado o por que el guión no daba más que para una duración menor, lo cierto es que muchas de estas cintas se quedaron a mitad de camino.

Si en el párrafo anterior mencionaba el guión, es debido a que uno de los nombres esenciales en el terror y el fantástico, Richard Matheson, colaboró en algunas de las producciones que se citan en el libro. Bien sea adaptando historias suyas, como en El diablo sobre ruedas, o ajenas, como Crónicas marcianas de Ray Bradbury, lo cierto es que es uno de los nombres que se cita en no pocas ocasiones a lo largo de las páginas de este ensayo. Y es que Matheson fue uno de los mejores contadores de historias fantásticas y de terror del Siglo XX.

Muchas de estas cintas tenían que eludir la censura. Ya sea por la violencia o por los desnudos, por lo que las muertes se resolvían fuera de campo. Y es que la television no era tan permisiva con mostrar escenas subidas de tono o sangrientas. Aún quedaban un par de años, para que nueva generación de Hollywood y de cineastas enclavados dentro del cine de terror, mostraran a los espectadores escenas con desnudos y sangre. Pero cineastas como Craven o Carpenter, encontraron en la televisión un medio con el que pulir su estilo y ofrecernos de forma posterior algunos títulos clave dentro del terror moderno como Pesadilla en Elm Street o La cosa respectivamente.

Con este nuevo volumen, la editorial Applehead vuelve a traer a los aficionados al cine un nuevo ensayo sobre una época en la que el cine de terror se acercó a las pantallas de los hogares estadounidenses en la cadena ABC, y de forma posterior a nuestro país con su emisión en Estrenos Tv.
Una vez más Applehead ofrece a los aficionados al cine un acercamiento, a una época que permanecía desconocida para muchos aficionados al terror. Y es que este sello editorial cuida sus productos cinematográficos al máximo, mostrando un acercamiento ameno, a la par que bien documentado, al séptimo arte.





domingo, 29 de julio de 2018

cortometraje: La oscura piel del alma

Para los escritores de terror siempre es un gusto ver trasladada su obra en imágenes, ya sea en formato largo o corto.  Dos de los ejemplos más claros los tenemos en las figuras de Clive Barker y Stephen King, que han dirigido algunas de sus creaciones. Ya en nuestro país, dos escritores del género de terror como Juan de dios Garduño, con su cortometraje Fe, y ahora Allan J. Arcal con la entrada de hoy se han atrevido a dar el salto a la dirección y el guión para asustar a los espectadores con sus obras en formato corto.


Escrito y dirigido por Allan J. Arcal, el corto nos cuenta la historia de Carlos, Ruben Faura, quien oculta un cadaver en el bosque de un demonio en mitad de la noche. Al volver a su casa con su mujer Ana, Elvira Tejerina, y su hija Olivia, Aitana Roleytana, se dará cuenta de la horrible verdad.

Con estas breves palabras se puede resumir esta obra, el avanzar algo más sería reventar el giro final que nos tiene deparado el director. Tres son los elementos a destacar dentro del corto: uno de ellos es la atmósfera. Desde los primeros segundos el realizador consigue ponernos en situación y captar nuestra atención con ese comienzo antes mencionado. La acción tiene lugar de noche, momento ideal para asustar más, por lo que la oscuridad no hace sino acrecentar la sensación de desasosiego que vive el protagonista.

Y es precisamente en su protagonista, y en los demás miembros del reparto, donde está otro de los elementos a destacar. La historia está narrada en primera persona, como algunas de las narraciones de Poe o Lovecraft, por lo que los espectadores reciben la información a la vez que el personaje. El intérprete consigue transmitir su sensación de angustia y miedo al verse acosado por un demonio.
Las actrices aparecen en el tercio final del corto, pero su aparición desde luego es de vital importancia. Sobre todo en los casos de Ana y Olivia, ya sea cuando es niña, encarnada por Leyre Roleytana, o en su etapa adolescente con los rasgos de Aitana Roleytana.


Por último, pero no por ello menos importante, es la historia. Ya desde que comienza, nos sentimos intrigados por saber que ha llevado a nuestro protagonista a enterrar a este supuesto demonio en mitad del bosque. Poco a poco, y mediante el uso de flashbacks, se nos va desvelando la historia de Rubén y su familia. Hasta llegar al giro final que nos pilla de improviso, donde se nos muestra que toda mala acción tiene sus consecuencias.

Antes de dar el paso a la dirección. Allan ya había probado suerte en el género de terror con su obra El huerto del espantapájaros, y en el de la fantasía con el comic La colina del recuerdo. En ambos casos, sobre todo en el primero, el escritor sabe como crear atmósferas que den mal rollo y eso ha sabido transmitirlo a su debut como director en el formato de cortometraje.

El cortometraje nos muestra una vez más el famoso dicho que reza, menos es más, y es que en apenas diez minutos la historia nos sumerge en una pesadilla de la que nuestro protagonista quiere despertar. Y todo ello sin apenas sangre, aquí lo importante es la historia y no la cantidad de hemoglobina que se derrama.

El corto ha sido galardonado con multitud de premios a lo largo de sus diversos pases por festivales de terror, ya sea en nuestro país o fuera del mismo. Una vez visto el resultado, uno no puede sino dar la razón a todos aquellos votaron por el mismo.
Tan solo queda esperar a que Allan vuelva a sorprendernos con una nueva historia, y ver de que es capaz en su nueva aventura como realizador de cortometrajes.

A continuación el trailer:




Y con permiso del autor, aquí tenéis el corto:




sábado, 21 de julio de 2018

libro: El cuarto jinete. Ecolalia

Después de probar suerte en la literatura juvenil, y de forma posterior en la infantil, el autor Víctor Blázquez vuelve al terreno que más alegrías le ha deparado. Y como no podía ser de otra forma, vuelve a la saga que le puso en el punto de mira de los aficionados a la literatura zombi, en un punto y seguido que retoma la historia once meses después de la conclusión de El cuarto jinete: Destrucción masiva. Así pues volvamos a coger las armas e intentemos sobrevivir a la plaga que asoló el mundo tal y como lo conocimos.





Escrito por Víctor Blázquez, la acción tiene lugar once meses después y nos presenta a un nuevo  grupo de supervivientes integrado por Joe, Steve, Lena y Ewan tratando de sobrevivir en un mundo infestado por muertos vivientes, y por otros supervivientes cuyas intenciones distan mucho de ser buenas.

Y como se decía en el programa 1,2,3 y hasta aquí puedo leer. Cuanto menos se sepa del libro mejor, ya que no son pocas las sorpresas que el autor nos tiene deparadas a lo largo de sus páginas, y son unas cuantas. Sobre todo la final, que hará que nos sorprendamos y cambiemos nuestro punto de vista acerca de uno de los supervivientes del grupo de Joe.

Cuando Víctor anunció su regreso al género zombi y a esta saga, no pude sino sorprenderme. Y más cuando afirmaba que todo acabó con destrucción masiva. Pero tal y como se suele decir, nunca digas nunca.
Lo que sorprende de esta nueva entrega es la mezcla de la ciencia ficción, junto con las elevadas dosis de acción, sangre y gore habituales dentro de esta saga. Al autor le bastan pocas páginas para engancharnos, y cuando creíamos que todo acabaría a las pocas páginas Víctor nos sorprende y nos sitúa en un determinado momento esencial en la trama.

Una de las influencias que podemos ver en un determinado momento de la trama es The Walking Dead, al menos me lo pareció a mi, y a uno de sus personajes más odiados como es El Gobernador, interpretado por David Morrisey. Y es que Casey, uno de los villanos de la obra, no tiene nada que envidiar al que fuera alcalde de Woodbury, sobre todo en lo que a hijoputismo se refiere. Y es que la banda que lidera Casey son una banda de sádicos y asesinos, que les harán pasar las de Caín no solo a nuestros protagonistas, sino también a algunos personajes de la trilogía anterior a los que tienen como prisioneros.

Con su vuelta al género z, Víctor demuestra que no se le ha olvidado crear escenas cargadas de acción y adrenalina. Como tampoco el putear a los personajes, algo en lo que el autor parece disfrutar bastante. En esta ocasión parece haber alcanzado nuevos niveles. Cuando creíamos que ya les había puteado bastante, a las pocas páginas nos demuestra que estábamos equivocados.

Una entrega que hará las delicias de los aficionados al género zombi, y que como extra trae en sus páginas finales una versión un tanto peculiar sobre cierta saga de literatura erótica, protagonizada por un millonario aficionado al sado. Una parodia bastante divertida y que nos deja con una sonrisa en los labios, sobre todo tras haber visto como los personajes pasaban las de Caín.


domingo, 15 de julio de 2018

pelicula: Loving Pablo

Las dos primeras temporadas de Narcos, producción de Netflix, nos acercaron a la figura del narcotraficante Pablo Escobar. Pero el famoso narcotraficante fue protagonista de diversas cintas o documentales. Hace poco se estrenó en nuestras pantallas un nuevo acercamiento, pero bajo desde el punto de vista de una de sus amantes. Y el resultado no podía haber resultado más decepcionante, ya que lo que nos cuenta la película se contó mucho mejor en la serie antes mencionada.

Dirigida y escrita por Fernando León de Aranoa, y basada en el libro homónimo escrito por la periodista Virginia Vallejo, la cinta nos cuenta la relación que Virginia, Penélope Cruz, mantuvo con Pablo Escobar, Javier Bardem, durante la década de los 80.

Tal y cómo he indicado en el párrafo que abría esta reseña, la cinta no nos cuenta nada nuevo. Es más, lo que en la serie de Netflix resultaba interesante, aquí resulta aburrido. Y es que la aproximación que el realizador de Los lunes al sol realiza a la figura del narcotraficante no podía resultar más plana y sosa.
Las cintas sobre narcotraficantes, ya sean figuras reales o no, han de tener ritmo y ser entretenidas. Algo que aquí brilla por su ausencia.  Y es que esta producción es sosa, aburrida, donde lo único destacable es la interpretación de Bardem. El resto es para olvidar.

Además de la dirección sin chicha dos son los problemas de esta película. El primero, y más evidente, reside en Penélope Cruz. De las cintas que he podido ver de la actriz, pocas han conseguido convencerme. En mi opinión es una intérprete justita y que aquí realiza una de sus peores interpretaciones. Su rol como amante de Pablo Escobar no cuenta nada nuevo, y la interpretación que hizo del mismo personaje Stephanie Sigman en Narcos consigue ser más emotiva y transmitir más que Cruz.


El otro problema reside en la utilización del inglés. Gran parte de los intérpretes son hispano hablantes, si exceptuamos al personaje de Peter Sarsgaard como el agente de la DEA encargado de capturar a Escobar. No entiendo como es posible que esta cinta se haya rodado en inglés, pudiendo haberse rodado en colombiano. Pero es que ni siquiera doblada se han molestado en dar acento colombiano a sus dos actores principales. Directamente en castellano y a otra cosa mariposa. Por lo menos Wagner Moura, pese a ser brasileño, se esforzó en el acento. Bardem ni siquiera eso, y es que aquí el inglés tanto de Cruz como de Bardem hace daño a los oídos. Cierto es que es un inglés hablado con acento colombiano, pero aquí uno no sabe que es peor: si verla doblada o no.

Por lo menos Bardem se salva de la quema y consigue hacer una buena actuación como Escobar. Su caracterización es bastante acertada y consigue volver a componer un buen villano, roles en los que parece haberse especializado desde que rueda en suelo estadounidense.

Que en la última gala de los Goya nominasen a Bardem lo veo bien, pero no así a Penélope Cruz. Debe ser que aquí en España no existen actrices mejores que la protagonista de Volver. A no ser que la nominasen por cumplir de cara a la galería. Su interpretación resulta sosa, y en ningún momento resulta creíble.

Una cinta olvidable y que si no la veis no pasa nada en absoluto. Son dos horas perdidas de vuestro tiempo, para ello mejor ver Narcos. No solo porque está mejor contada, si no porque resulta más interesante que este film.

A continuación el trailer:


miércoles, 11 de julio de 2018

película: Ocean's 8

Me encanta el thriller, y dentro de este género siento especial debilidad por las películas de robos en las que ladrones, ya sea de guante blanco o no, planean un golpe con el que poder retirarse. Así, mis cintas de cabecera dentro de este tipo son El Golpe, Rififi o Circulo rojo por citar tres ejemplos. Pero es con la saga dirigida por Steven Sodenberg Ocean's 11, estrenada en 2001, y compuesta por tres partes, con la que mejor me lo paso. Ahora 17 años después nos llega un spin off, en donde la hermana de Danny Ocean toma el relevo para dar un nuevo golpe.





Dirigida por Gary Ross, la trama nos cuenta como Debbie Ocean, Sandra Bullock, tras salir de la cárcel planea robar un collar valorado en más de 100 millones de dólares y que llevará puesto la famosa actriz Daphne Kruger Anne Hatthaway, durante la gala Met en Nueva York. Para ello reunirá a una banda compuesta entre otras por su mano derecha Lou, Cate Blanchett, la experta en informática Bola 9, Rihanna,  o la experta carterista Amita, Mindy Kaling.

Si bien la película es entretenida, no llega al nivel mostrado por las anteriores cintas de la saga. Uno de los principales problemas lo encontramos en la dirección por parte de Gary Ross, que hace un film totalmente plano y sin gracia alguna. En los anteriores filmes de Ocean había escenas de tensión, que mantenían atento a los espectadores, sobre todo en las escenas de robos. Aquí olvidaos de ver algo parecido, no hay nada de acción en absoluto. Y eso es algo que me molestó, cuando veo una cinta de atracos o robos quiero ver tensión, ver como se desarrolla el golpe y como un mínimo fallo puede dar con todo el plan al traste. Aquí no hay nada ello.

Otro gran problema lo encontramos en las protagonistas de la cinta. Si bien las más conocidas, Bullock; Blanchett; Hathaway y Bonham Carter, han dado muestras de su talento en diversas producciones, sobre todo en el caso de la segunda, aquí van con el piloto automático puesto. Ninguna de ellas tienen el mismo savoir faire que demostraban sus contrapartidas masculinas de las anteriores películas. Y por supuesto la química existente entre ellas es practicamente inexistente, en ningún momento te llegas a creer la relación entre ellas, algo que si ocurría con las películas protagonizadas por Clooney y cía.


¿Significa esto que la película es mala? No, pero desde luego no llega al nivel de las anteriores cintas de la saga Ocean. Mientras que en los anteriores filmes tenían una secuencia a destacar, aquí no ocurre nada de eso. Una vez uno sale de verla se olvida de ella.

Al menos hay dos giros, sobre todo el último, que parecen arreglar el resultado final. Pero estos detalles no logran arreglar una cinta insulsa y sin tensión o acción como he venido recalcando. Y eso en algo dentro de un film de robos es pecado mortal, le quitas toda la gracia a lo que debe ser una cinta de este tipo. Para que os hagáis una idea, es como si en una película gore apenas hubiera sangre.

Si os gustan las cintas de robos echadle un vistazo, por lo menos estaréis un rato entretenidos. Pero si queréis ver una buena película sobre robos, sin duda los títulos que he mencionado en el párrafo que inauguraba esta reseña u otros similares como Reservoir dogs o Atraco perfecto son una mejor opción. Además de estar mejor realizadas, son mucho mejores que la entrada de hoy.

A continuación el trailer:









martes, 10 de julio de 2018

libro: Imperia. Los predestinados

El pasado 29 de junio tuvo la presentación de la segunda parte de la entrada de hoy, por ello hoy os traigo la reseña de la primera parte de esta nueva saga de fantasía patria y que viene a sumarse a otras como Cuentos de la luna llena o las diversas aventuras que transcurren en el reino de Marabilia. En este primer volumen conoceremos a los que serán a los principales protagonistas del resto de libros y que transcurren en el imaginario mundo de Imperia.


Escrito por Carola Vercaigne y con ilustraciones de Claudio Sánchez Viveros y Guillermo Liroz Martínez, el libro nos cuenta como en el ficticio reino de Imperia y dividido en los sectores de Unicornio; Libélula; Dragón y Leviatán. Cada uno de estos sectores tiene sus propias características y suministra al resto de sectores de aquellos elementos de los que carecen el resto. Los encargados de mantener la paz en cada uno de estos sectores son los Ságritos, una especie de sabios. Cada uno de los sectores escogerá a un predestinado para salvar al reino de su extinción. Los elegidos resultan ser tres chicos, Nathan, Yeres y Daniel y una chica Eris, a quienes más tarde se les unirá Zack, un ságrito menor. Si quieren salvar al reino tendrán que aprender a dejar de lado sus diferencias y unirse para salvar a sus seres queridos.

Tal y como se puede ver por el resumen de la trama, esta es una historia que ya se ha contado otras veces dentro de la literatura de fantasía. Y es que hoy día resulta difícil contar algo nuevo, pero de nuevo es la manera en como lo cuentas lo que hace que el libro merezca ser leído o no. Y una vez acabada la lectura de esta primera parte, no puedo si no recomendar la lectura del mismo, puesto que el punto en el que acaba nos deja con ganas de más y de saber como continúan las aventuras de sus cinco protagonistas.

Y es que precisamente en sus protagonistas es donde está el punto fuerte del libro. Cada uno de ellos posee sus propias habilidades, ya sea en el combate cuerpo a cuerpo o a la hora de controlar uno de los cuatro elementos: aire, tierra, fuego o agua mediante el uso de formulaciones, las cuales les serán muy útiles en el futuro.
Mi personaje favorito fue sin duda Eris, pese a que es el que más tarde entre en entrar y ser presentado. Y es que a pesar de su carácter tosco y huraño poco a poco se va revelando como alguien que no lo ha pasado bien, y que esa forma de comportarse es un escudo ante los demás. A medida que avanza la aventura, demostrará ser una buena compañera de armas y con conocimientos útiles que serán de gran ayuda a sus compañeros de aventura.
El resto de personajes también resultan interesantes, pero no me llegaron a gustar tanto como Eris. Tal vez sea porque en sus correspondientes capítulos conocemos casi todo de ellos, y sabemos como se comportan o actúan. Por eso Eris resulta una sorpresa, ya que nos es una completa desconocida hasta que poco a poco se nos van desvelando detalles de su pasado.

A pesar de sus casi 600 páginas el libro no resulta excesivamente pesado o denso. Tal vez tarda un poco en arrancar con la presentación de los personajes y de cada uno de sus mundos, pero una vez los cuatro se conocen comienza la verdadera aventura. Como si de un juego de rol se tratara, cada uno de los protagonistas irá a su propio sector, no exento de peligros, para recoger aquellos elementos que les serán útiles en sus peripecias.
Al ir a cada uno de estos sectores servirá, para que los jóvenes conozcan algo más tanto del sector correspondiente como de sus compañeros de aventura. Poco a poco, nuestros protagonistas irán dejando sus diferencias a un lado hasta centrarse en el objetivo común. Pero a lo largo de su aventura, no serán pocas las ocasiones en las que discutan. Y es que en cada uno de sus sectores, les han enseñado a no fiarse del resto. Esto llevará a que entre ellos se dirijan de forma despectiva y que las diferencias surjan a la mínima ocasión.
En este aspecto me recordó a las buddy movies, en las que personajes que al principio se caen mal poco a poco van dejando de lado sus diferencias hasta entablar una relación sólida de amistad.

Dentro del libro se alternan los momentos más dramáticos, con otros con más acción e incluso hay espacio para el humor. Varios son los momentos que más me gustaron, pero decirlos sería reventaros parte de la trama y de las sorpresas que nos tiene reservadas la autora. Pero baste decir que la aparición de tres criaturas mitológicas harán que os quedéis con la boca abierta.

Si la historia resulta interesante gracias al uso de la narración por parte de la autora, las ilustraciones que acompañan a los capítulos son impresionantes. Gracias a las mismas podemos visualizar mejor como son cada uno de los personajes, y ayudan a que la imagen que nos habíamos hecho de los mismos resulte más o menos acertada. Una de ellas resulta simplemente espectacular, y nos muestra el juego entre las dos criaturas ya mencionadas en el párrafo anterior.

El final del libro nos deja con la miel en los labios, por lo que no puedo esperar a leer la segunda parte y conocer que nuevas peripecias le tiene preparada la autora a los protagonistas.

viernes, 6 de julio de 2018

libro: El escuadrón cinco contra la temible orden de los Thelemitas

La unión de diferentes personas con habilidades para hacer frente a un enemigo común es algo habitual dentro del cine, la literatura o los comics. Algunos de los ejemplos más conocidos son Doce del patíbulo, ya sea en su adaptación cinematográfica o en la novela que se basa; Los Vengadores o una de las múltiples obras de Alan Moore, La liga de los hombres extraordinarios. Es precisamente esta última el referente más claro de la entrada de hoy. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar para hacer la reseña.


Escrito por Paulo César Ramírez Villaseñor, la trama nos cuenta como durante la primera guerra mundial un misterioso personaje tras una máscara anti gas conocido como C contacta con George Patton; Pancho Villa; Lawrence de Arabia; Rasputín y Mata Hari para impedir que Aleister Crowley y su orden de Thelemitas desencadenen el apocalipsis.

Tal y como se puede ver la influencia de la obra de Moore es más que evidente, pero cambiando a personajes literarios por históricos. Dentro de la novela se distinguen varias partes: en la primera el autor se dedica a presentarnos a cada uno de los personajes, bien sea afrontando una misión, como ocurre cono Patton o Lawrende de Arabia, o dispuestos a enfrentarse al momento de su muerte como en el caso de Rasputín y Mata Hari. En la segunda vemos como estos personajes se van conociendo y van dejando de lado sus diferencias y van haciendo frente a pequeñas misiones hasta llegar a la última y tercera parte, que cuenta a los lectores el enfrentamiento final contra Crowley y sus secuaces, antes que consiga tener éxito en sus malévolos planes.

La novela es una aventura pulp donde los lectores podrán encontrar influencias a Star Wars, esos escuadrones de pilotos alemanes comandados por el barón rojo atacando a un zeppelin donde están nuestros héroes; James Bond, ese villano acariciando un gato blanco como hace Blofeld; Indiana Jones, con el toque esotérico presente en las aventuras del famoso arqueólogo y que los alemanes busquen un poder sobrenatural con el que ganar el conflicto bélico o al steampunk, con la aparición de maquinaria de apariencia futurista que no se crearía hasta años después.

Los personajes están bien construidos y el autor se ha documentado bien a la hora de trasladarnos al terreno del género de aventuras. Mis favoritos fueron Mata Hari, una espía tan bella como letal y el personaje que más me gustó y Pancho Villa, el famoso revolucionario mexicano y cuya personalidad no pocas veces me recordó al personaje encarnado por Eli Wallach en El bueno, el feo y el malo tanto por su sentido del humor, como por su capacidad a la hora de maldecir y la puntería a la hora de acabar con sus enemigos.

El libro, como ya he dicho anteriormente, es una aventura que transcurre en diversos lugares del mundo como Italia; Jerusalén; Inglaterra o Nueva York para impedir que el villano de la historia se salga con la suya. En este aspecto la historia es bastante dinámica, sin que en ningún momento decaiga la acción por lo que el aburrimiento queda descartado.

El gran problema que arrastra la novela es la comparativa con la novela gráfica de Moore y con su horrible adaptación a la gran pantalla. El autor tal vez fuera consciente de ello y con sus personajes ha querido rendir homenaje al trabajo del famoso guionista de comics y escritor inglés. Y es que no faltarán las críticas al trabajo de Paulo César Ramírez que acusen de plagio al escuadrón cinco. Particularmente no lo veo como plagio, y si como homenaje tal y como he indicado un par de líneas atrás.

La conclusión resulta demasiado precipitada, algo habitual dentro del género pulp, y el conflicto se resuelve en apenas un par de páginas. Lo que resulta una pena después de la cantidad de aventuras por las que han pasado los protagonistas. Aún así estas pocas páginas finales no conceden respiro al lector, ya que en breves párrafos los enfrentamientos entre los héroes y los villanos quedan resueltos de manera acertada.

Pero la novela da lo que promete, diversión a raudales y la posibilidad de volver a ver en acción al escuadrón cinco en futuras aventuras tal y como concluye el libro. Desde luego sería curioso volver a verles en acción y hacer frente a nuevas amenazas que quieran conquistar el mundo. Ya sea con la formación que conocemos o con otra distinta, con miembros ya presentes en el escuadrón original o con la incorporación de nuevos personajes que se unan a los antiguos en nuevas aventuras.

viernes, 29 de junio de 2018

libro: Tom Z Stone. The fool on the hill. (Cuando Tom no conocía a Mati)

Los que somos fans de este detective zombi, nos alegramos bastante cuando se anunció su nueva aventura. A pesar del final de su última entrega, tal y como reza el subtítulo esta nueva entrega tiene lugar cuando nuestro protagonista aún no conocía a la que sería su secretaria y amante. Lo que aquí nos encontramos es una precuela en toda regla, o si hubiera que ponerle un título cinematográfico el que mejor le pegaría es Tom Z Begins. Así pues volvamos a viajar a una Valencia con reanimados y veamos el nuevo caso de este investigador privado no muerto.


Escrito por Joe Álamo nos narra como Tom Z es contratado para seguir al marido de una mujer amiga de su amigo el comisario Garrido. Como es habitual dentro del género negro nada es lo que parece, y pronto nuestro protagonista se verá envuelto en el robo de un valioso collar y con el tráfico de órganos. Todo ello mientras conoce a una femme fatale a la que llama Piernas y a un peligroso criminal conocido como El Pintas.

Tom ha vuelto en la que es su primera aventura. Y desde luego que su autor vuelve a ofrecer a los lectores todo lo que esperaban de este investigador: diálogos ágiles, palabrotas, situaciones bastante peligrosas y, como no, el particular sentido del humor de Tom. Por muy complicada que esté la situación, el detective siempre encuentra una frase con la que quitar hierro al asunto, a la vez que gana algo de tiempo e intenta confundir a sus enemigos.

En esta nueva aventura, pero primera cronológicamente, nos encontramos con algunas situaciones que no nos ajenas: las habituales visitas al bar de el Piojoso; las conversaciones con Garrido; las mujeres que le traerán más de un problema a nuestro protagonista y el nombramiento del que será el enemigo de las posteriores entregas, como ya sabréis los seguidores de Tom me refiero a El sanguinario.

Aquí nos encontramos con un Tom que acaba de volver a la vida, e intenta irse adaptando a la misma. Pero no puede evitar acordarse de su vida anterior. En esta nueva aventura también se aprecian algunos rasgos, aquí ampliados, de anteriores aventuras de Tom: que a pesar de su rudeza busca a alguien con quien compartir su vida; que sigue manteniendo intacto su código moral y que continua despreciando en su nueva vida lo que ya detestaba en su vida anterior.

Como no podía ser de otra forma, este nuevo caso de Tom vuelve a estar ambientado en Valencia. Pero esta ciudad levantina que nos describe el autor dista mucho del ambiente festivo por el que se ha ganado parte de su fama. Lo que el autor nos presenta es la cara más sórdida y menos amable con tugurios llenos de maleantes y toda clase de criminales con los que Tom cruzará su camino. Aquí apenas hay espacio para las personas honradas, salvo en un caso. Todos tienen algo que ocultar y no dudan en buscar su propio beneficio, a expensas de lo que pueda ocurrirle a nuestro protagonista.

Una vez más el autor mezcla las características esenciales del noir, con unas dosis de terror y unas pequeñas gotas de violencia. Pero es el primer elemento el que más predomina, siendo el resto meras comparsas. Se nota el cariño que el autor tiene a este género literario, y es que se nota mucho la influencia tanto de Dashiel Hammet como de Raymond Chandler, dos de los mejores autores de este género y que asentaron las bases para lo que vendría en épocas posteriores.

Intercalados con la aventura principal, el autor nos ofrece tres breves relatos que sirven de complemento a la historia. En el primero de ellos el comisario Garrido nos cuenta como conoció a Tom; en el segundo nos encontramos una aventura ambientada en Estados Unidos cuando los recién reanimados comienzan a aparecer; en la última un resucitado Edison intenta explicar la teoría de los agujeros de gusano a un barman. Estas historias nos explican como la nueva situación de los muertos vivientes afecta a las personas en su día a día.

En las últimas páginas del libro, el autor regala a los lectores con una escena que les dibujará una sonrisa nostálgica en el rostro y que sirve de puente para las posteriores aventuras de Tom. A mi es un guiño que me dibujó una sonrisa en el rostro, y me pareció una muy buena forma de cerrar este caso de Tom.

A pesar de estar editada en la colección pequeño formato de la editorial Cazador de Ratas, el libro demuestra ser grande en contenido, como otros publicados en este mismo sello. Con esta nueva publicación la editorial vuelve a dar una alegría a los lectores que son seguidores del terror y del género negro. Tan solo esperar que sigan dándonos futuras alegrías en futuras publicaciones.





martes, 26 de junio de 2018

libro: Ciudad de rabia

Los criminales dentro del universo de los comics y la literatura han tenido diversos enemigos: Spider-man; Daredevil; La sombra; Sherlock Holmes o Batman son algunos ejemplos. A estos héroes se les une ahora Dark Spider, un luchador en lucha permanente contra el crimen en la ciudad de Nueva York de los años 30, y que en su nueva aventura tendrá que hacer frente a una amenaza que pondrá en jaque a la gran manzana.

Escrito por Luis Guillermo del Corral nos narra las aventuras de Dark Spider, alter ego del criminologo Harry Page, en su lucha contra los criminales a los que marca con su sello. Pero en su lucha no está solo, puesto que le acompañan su prometida Rita; su sirviente navajo Neil Cuervo y su chofer Noah. En su nuevo caso tendrá que hacer frente a un rastro de sangre y destrucción, que está haciendo estragos en la ciudad que ha jurado liberar de los villanos.

El autor rinde su particular homenaje a The Spider, creación pulp del autor americano Harry Steeger, y demuestra ser un conocedor de la obra del personaje creado por el estadounidense. En sus páginas el creador de Vindius descubre a los lectores este personaje no muy conocido, y que fue pensado como competencia ante un héroe clásico pulp como fue La sombra.

El vigilante que nos presenta el autor es más de disparar primero y preguntar después y responde a la violencia con violencia. No cuesta ver en The Spider a futuros vigilantes como El Castigador o Vigilante, cuya única motivación y lo que les mueve es la violencia y acabar con cuantos más criminales mejor. Para ello Dark Spider usará cualquier arma que tenga a mano, pero las que más usará son sus inseparables 45.

Si hace unas líneas he mencionado a Batman no ha sido casual, puesto que Dark Spider también hará uso de diversos disfraces y maquillaje para ocultar su verdadera identidad, tal y como ha hecho el hombre murciélago en varias ocasiones y como también hacía Sherlock Holmes, el detective por excelencia del mundo literario. Por ello no resulta complicado ver ciertos paralelismos entre la creación de Steeger con el personaje creado por Bob Kane, incluso su relación con Edward Keeler, comisario de Nueva York recuerda a la de Batman y Gordon, salvo que este último no sospecha de la verdadera identidad del caballero oscuro de Gotham. Algo que si hace Keeler y no es la primera vez, puesto que en aventuras anteriores tiene sus sospechas acerca de quien se esconde tras la máscara de Dark Spider.

Pese a que esta es la primera aventura que el autor nos presenta de Dark Spider, ya ha vivido unas cuantas previamente tal y como se nos cuenta a lo largo de sus páginas. Y si alguna vez Del Corral se decide a escribir más peripecias de este justiciero será más que bienvenido. Y es que esta novela resulta muy adictiva y se lee en un suspiro, a ello ayuda la brevedad de los capítulos y que acaban en una escena de suspense que te hace seguir leyendo. De esta forma el autor rinde homenaje a aquellas series que echaban en los cines de Estados Unidos antes de la película, que finalizaban con un cliffhanger en las que el héroe de turno se veía envuelto en una situación en la que su destino estaba sellado y para saber como continuaba había que ver el siguiente episodio. Pues algo así es lo que nos encontramos en este libro.

Al actualizar al personaje, el autor hace que Rita gane peso en la historia. No es la típica damisela en apuros a quien hay que rescatar cada momento. Es un personaje con carácter, valiente y decidido que no tiene problema en empuñar las armas o hacer frente al enemigo. También se nota la actualización del personaje en la diversidad racial de sus compañeros de armas, como el antiguo boxeador negro Noah o el sirviente navajo Neil Cuervo, que con sus conocimientos de medicinas tradicionales indias demostrará ser un muy valioso aliado a la hora de curar las múltiples heridas que sufrirá el protagonista a lo largo de la aventura.

Si hay algo que caracteriza a los diversos autores que han publicado aventuras ambientadas dentro del universo pulp en la editorial Dlorean son los numerosos guiños hacia el mundo del comic o de la cultura popular. Aquí se sigue manteniendo esta norma, por lo que podemos ver a cierto murciélago enmascarado; a un abogado ciego; y a dos periodistas tan famosos del universo Marvel como Urich y Parker.

Desde que comienza el libro, el autor mete la directa y apenas concede un momento de respiro a los lectores. El objetivo con el que fue escrito es el de entretener, y es algo que cumple de sobra. Del corral narra de forma bastante gráfica los tiroteos y las batallas que se producen entre el protagonista y sus enemigos, que utilizan la cultura vikinga y a sus bersekers a la hora de cometer sus fechorías. De esta forma vemos miembros desmembrados, ya sean de personas inocentes o de los malosos, y el efecto de las balas a la hora de penetrar en los cuerpos de los villanos.

Con este libro la editorial Dlorean vuelve a ofrecer a sus lectores una aventura neopulp, llena de situaciones cargadas de adrenalina, emoción y que una vez más hará las delicias a los aficionados a este género literario.






domingo, 24 de junio de 2018

libro: Hotel Graybar

La vida puede cambiar en cuestión de segundos. O si no que se lo digan al protagonista de la entrada de hoy, un profesor de universidad cuya adicción a las drogas y al alcohol le llevaron a cometer un crimen por el que actualmente cumple condena en prisión. Un libro que ofrece a los lectores la cara más humana de los prisioneros. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar de cortesía para hacer la reseña.


Escrito por Curtis Dawkins, el libro se compone de 14 relatos independientes entre sí, con mayor o menor extensión, pero unidos por el nexo común de estar narrados en primera persona, salvo dos, y por ofrecer a los lectores las facetas menos violentas de los habitantes del hotel Graybar. Sinónimo al que se referían aquellos hombres que se avergonzaban de su estancia en la institución penal y lo llamaban así para hacer creer a amigos y familiares que se hallaban fuera de la ciudad. Como es norma habitual en el blog haré un breve resumen de cada uno de los relatos:

- La prisión del condado: el relato con el que se abre el volumen está narrado en primera persona y nos narra el día a día de los presos dentro de su celda y la relación que se establece entre ellos. Esta historia marcará el estilo del resto: su narrador será anónimo y no sabremos nunca su nombre, salvo en tres casos . Buena forma de iniciar el libro a pesar del amargo final.

- Un número humano: narrado en primera persona, donde un preso llama a números de teléfono al azar para mantener conversaciones. Uno de los mejores relatos del libro. Sencillo, bien escrito y con una historia muy bien narrada, en la que el preso tan solo busca comunicarse con el exterior para de esta forma abandonar, aunque sea por unos breves instantes, la monotonía de su día a día en la prisión.

- Sunshine: George, compañero de celda del narrador de la historia, recibe la triste noticia que su novia Sunshine está enferma de cáncer. Un relato breve en donde el lector puede sentir la tristeza de George al recibir semejante mazazo, tanto por la perdida de un ser amado como por lo que implica el perder el que parece ser, su único vínculo con el mundo exterior. Con pocas páginas el autor consigue emocionar y hacer sentir a los lectores la soledad del preso al perder a una persona importante para él.

- Serie de sobremesa: a diferencia de los relatos anteriores, éste está narrado en tercera persona. Arthur es un preso que van con una capa, en una de sus visitas al psicólogo acude a una videoconferencia con un juez para determinar su estado mental y su posible cambio de prisión. Un buen relato que vuelve a mostrar el lado más humano, a la par que algo inocente, del protagonista de la historia.

- El chico que soñaba demasiado: un grupo de presos es trasladado de una prisión a otra, en donde pasarán la cuarentena hasta que les asignen una prisión definitiva. De nuevo el autor vuelve a usar la primera persona para narrar a los lectores las relaciones entre los presos trasladados y los nuevos compañeros provisionales, hasta conocer cual será su nuevo destino. Otro de mis relatos favoritos del libro, y que de forma sencilla nos cuenta como estos hombres se relacionan entre ellos y las amistades que surgen a pesar de sus diferencias.

- 573543: un comercial de envolturas cárnicas rememora los sucesos que le llevaron a acabar en prisión, y su relación con su compañero de celda Picón, cuyo objetivo es fugarse. Mediante el uso de flashbacks y con el uso de la primera persona, el narrador juega con dos líneas temporales que nos permite conocer algo más sobre su pasado y como su vida se arruinó por el consumo de drogas. Uno de los relatos donde se puede notar el carácter autobiográfico del autor, en un relato en el que el uso de los estupefacientes tiene una gran importancia.

- En la sala común con el Pestes: mediante el uso de la primera persona, el narrador cuenta a los lectores la historia de Pestes, un preso con un olfato muy sensible y que tal vez sea inocente de verdad, y no como los que aseguran serlo en la prisión. Un relato algo más flojo que sus antecesores, pero que aún así resulta lo bastante interesante para enganchar a los lectores, y en el que la sombra de la duda acerca de la inocencia de Pestes está presente en los pensamientos del narrador.

- Cisnes: de nuevo usando la primera persona, el autor nos cuenta los pensamientos de un preso al fumarse un porro, y los recuerdos que le traen de su adolescencia y su relación con Crash, un tullido vendedor de marihuana y que se dedicaba a la cría de cisnes. Otro de los relatos que más me gustaron, y en el que a través de los recuerdos de su protagonista conocemos como era su vida antes de entrar en prisión, sus amistades y sus sueños de adolescente. Una historia sencilla y cargada de sentimiento, sobre todo en su tercio final.

- El mundo de fuera: un preso imagina una historia entre una chica y su novio, mientras ve un partido de béisbol por televisión. Unas pocas páginas le valen al autor para hacer volar la imaginación del protagonista de la historia. Un relato sencillo y donde el autor hace que el protagonista imagine el destino de dos personas a las que no conoce, y a las que ha visto de forma breve mientras veía un partido en su celda. Una vez más la primera persona es usada por el autor para narrar.

- Seis fotos de un incendio nocturno: Catfish, el protagonista y narrador de la historia, se dedicaba a limpiar escenas de crímenes antes de entrar en prisión. Un día al limpiar un escenario se queda mirando seis fotografías en donde se apreciaba un incendio nocturno. Un relato que no me acabó de convencer, ya que la historia no resulta tan atrayente como el resto que forman parte del libro. Una historia que no te llega a atrapar en ningún momento, y que resulta bastante floja si la comparamos con otras.

- Mo Depakote: después de que en una prisión decreten que los cigarrillos quedan prohibidos, dos presos comenzarán una relación de amistad. El narrador de la historia y Maurice, quien acabó en la cárcel debido a las drogas. Otro gran relato por parte del autor, que vuelve a contar una buena historia, en la que dos hombres se apoyarán en los momentos dificiles.


- Hermano ganso: de nuevo el autor usa la primera persona para contar, de forma breve, como un ganso muere desangrado al engancharse con la concertina, unas hierbas afiladas. Aquí claramente se puede ver la metáfora entre el ganso y el hombre que quiere escapar, en un caso el animal muere desangrado por las hierbas afiladas, mientras que el hombre lo hace por los disparos del guardia encargado de la vigilancia. Otro de los relatos que no me acabó de convencer del todo, y no es que esté mal escrito, pero de nuevo la historia que cuenta el escritor no me termina de atrapar como si han hecho otras.

- Acorralado: en la penúltima historia del libro, el autor nos cuenta como las personas que entran en la cárcel imaginan otras vidas que no eran la suya antes de entrar en prisión, como han de aprender a mentir y como, en ocasiones, han de aprender a no juzgar las historias que les cuentan si no quieren que lo que han desvelado se vuelva en su contra. Otra historia que me gustó mucho, tanto por los dos protagonistas principales como por como está contada. Aquí, a diferencia otros relatos, conocemos el nombre del protagonista que se llama Steven.

- Leche quemada: el relato que pone fin al libro está contado en tercera persona, y en donde el autor nos narra la vuelta a su casa de un preso que ha salido de prisión e intenta volver a acostumbrarse a su vida diaria, una vez ha salido del que ha sido su hogar durante los últimos años. Una historia bonita y que se supone un buen broche al resto de historias. Tal y como ocurrió en la historia anterior, aquí volvemos a conocer el nombre del protagonista de la historia, en este caso llamado Clyde. El relato toma el nombre de unos caramelos que unos compañeros mexicanos de prisión del protagonista, hacían para sacarse un dinero extra dentro de la cárcel.

Un buen libro de relatos donde a diferencia de los escritos por Edward Bunker o Malcolm Braly, ya reseñados aquí, el autor prefiere centrarse más en las relaciones entre los presos y como les cambia su estancia en prisión que por las rencillas y peleas que hay dentro de los muros. En las historias que forman parte de Hotel Graybar, la violencia queda relegada a un segundo plano y son las historias humanas las que tienen más importancia.
Tal vez por esto los que esperen unas historias más viscerales o sangrientas quedarán algo decepcionados. Pero es precisamente esto por lo que merece la pena recomendar este libro. Por ofrecer a los lectores una visión más humana, que no edulcorada, de la vida entre rejas de estos hombres.

No resulta complicado ver en los diversos protagonistas, a una extensión del autor y como a través de los mismos intenta contarnos a través de sus diversos alter ego como es su estancia en prisión. Con ellos intenta aliviar parte de la culpa por haber cometido el crimen que le llevó a estar entre rejas.

El libro es un buen debut por parte del autor, que esperemos siga publicando y mantenga el nivel mostrado en estos relatos.




domingo, 17 de junio de 2018

libro: La misericordia del verdugo. Coburn 2

El género negro es uno de mis favoritos, ya sea en literatura o en el cine. Los ambientes sórdidos, con tipos duros, mujeres fatales y frases cortas, pero lapidarias, siempre me ha llamado la atención. Hoy en el blog vamos a hablar de la secuela de una novela negra que tuvo buenas críticas cuando se lanzó. Una segunda parte que nos trae de vuelta a este sicario y que supera a su predecesora. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar para reseñar.


Escrito por Pablo García Naranjo,  la acción arranca donde acabó la primera parte, con un Coburn herido, cansado y queriendo dejar todo atrás. Para ello decide trasladarse a Humilladero, cerca de la frontera con México y donde Quint, su antiguo compañero del ejercito, gobierna a sus anchas. Pero como Coburn comprobará, a veces es imposible dejar atrás quien eres y sin pretenderlo tendrá que volver a hacer aquello que mejor sabe, cuando se vea en medio de una guerra por tráfico de drogas.

Con su último trabajo el autor vuelve a la novela negra, después de haber escrito en géneros tan dispares como el terror o la ciencia ficción. Y es en este terreno donde mejor parece desenvolverse. Las situaciones y personajes son puro noir, aquí apenas existen personajes buenos. Todos los que aparecen son criminales, y tan solo se mueven por los intereses que mejor les convengan para su futuro. Y es en este mundo donde Coburn parece tener algo de brújula moral, y quien sabe diferenciar entre lo bueno y lo malo. Pero tal y como se demostró en la primera parte, a veces hacer lo correcto no es siempre lo más conveniente y trae consecuencias.

Tal y como hiciera Richard Stark, seudónimo de Donald Westlake, en Payback de Coburn tan solo se sabe su apellido. Es un hombre más conocido por sus acciones y su profesionalidad a la hora de ejecutar los encargos para los que ha sido contratado, que por su pasado. Si bien el personaje sería un villano en la vida real, no ocurre así en el literario donde es una especie de héroe en un mundo plagado de criminales. Y es que resulta casi imposible no ponerse de su parte a las pocas páginas de esta secuela, y más conociendo los sucesos que tuvieron lugar en la primera parte.
Aquí nos encontramos con un Coburn más viejo, más desencantado y más harto de todo. Tan solo quiere vivir en paz, pero es algo que el destino parece negarle. Y pese a ello, sigue siendo un cabrón duro de pelar. Puede que no sea igual de fuerte, pero la experiencia en este mundo es un grado y no duda en emplearla para salir airoso de las situaciones peligrosas en las que se verá envuelto.

Las frases que dicen la mayoría de los personajes son como un puñal, cortas, concisas y frías. Y es que los hombres que y mujeres de este mundo son más de acción que de palabras. Para ellos una bala o un puñetazo tienen más comprensión que una larga parrafada. Y son precisamente las situaciones de acción las que tienen lugar en algunos instantes de la novela las que atrapan aún más a los lectores.
Cuando tienen lugar estos momentos la violencia estalla, y el autor no duda en describir con detalle estos instantes. Y es que son estas ocasiones las que ayudan a liberar toda la tensión que se ha ido acumulando. Es como el vapor que suelta una olla a presión, si no lo soltara la olla explotaría. Aquí es lo mismo, los tiroteos hacen que todo lo que los personajes se estaban guardando ayuden a soltarlo. Y los mismos están muy bien descritos, el autor los hace muy visuales y cinematográficos lo que sin duda favorece a que sea más dinámico y espectacular.

Con La misericordia del verdugo el autor vuelve a trasladarnos a la década de los años cincuenta, a pesar de que la historia tiene lugar veinte años después. Coburn,, al igual que hicieran los criminales de los 50 quiere cruzar la frontera y vivir sus últimos años en paz. México era el destino escogido por los forajidos, un lugar donde poder gastar el dinero acumulado y poder bañarse en sus aguas y huir del frío clima de la ciudad en donde desempeñaban sus trabajo, normalmente Nueva York o Chicago. Es por ello que para ellos México era una especie de paraíso, donde poder huir del infierno que era su vida.

Algunos libros suelen traer como extras ilustraciones, notas del autor sobre como se gestó la obra, algún pequeño relato ambientado en el libro que acabamos de leer etcétera. Son pequeños premios y una forma de recompensar a los lectores. Aquí en futuras ediciones deberían regalar una botella de bourbon y un paquete de cigarrillos. Ya que es lo que a uno le apetece tomar mientras lee las peripecias de Coburn, así la lectura resulta más satisfactoria y ayuda a meternos en el universo criminal que nos ha descrito el autor.

miércoles, 13 de junio de 2018

libro: Ausculta

Hace pocos minutos que he acabado de leer el libro que protagoniza la entrada de hoy y aún sigo impactado. Pocas veces un libro ha conseguido que me cabreara y me encantara a partes iguales. Y es que la forma en que esta contada la historia te atrapa a las pocas páginas, te engancha y no te suelta hasta que uno ha terminado su lectura. Así pues bienvenidos a una sociedad futura, en donde el ser diferente al resto marcará el resto de tu vida. Desde aquí agradecer una vez más a la editorial por mandarme un ejemplar de cortesía para poder hacer la reseña.

Escrito por Ester Barroso la historia nos traslada al Siglo LXV, en donde después de multitud de guerras la humanidad ha evolucionado de Homo Sapiens a Homo Mentis. Las palabras ya no son necesarias, puesto que todo se hace mediante ondas y vibraciones. Pero cuando nace Ausculta, una Homo Sapiens con la capacidad de oír y hablar, ni la sociedad ni su madre ni hermanos están preparados para este paso atrás en su mundo tan avanzado.

Tal y como he indicado en el párrafo que abría esta reseña, es un libro que te atrapa desde un primer momento. Y bastan pocas páginas para que uno empiece a decantarse por la protagonista y empezar a tener manía al resto de personajes que van apareciendo, salvo en raras excepciones. La mayoría de caracteres que van desfilando a lo largo de sus páginas, son seres sin ninguna clase de empatía. Pueden haber evolucionado, alcanzar un grado superior de inteligencia, pero en lo que respecta a los sentimientos y mostrar afecto a los que son diferentes a ellos se han quedado en la Prehistoria.

El mundo que nos presenta la autora es totalmente frío. La evolución de los seres humanos ha supuesto, en realidad, una involución. Las palabras y el poder de transmitir con ellas lo que pensamos o sentimos es necesario para nuestro día a día. Ahora imaginad una sociedad en la que todo esto ha desaparecido, el decir lo que sentimos se transmite mediante programas informáticos y no podemos comunicar cuando estamos alegres, tristes o tenemos dolores.

Y es que en esta sociedad tan avanzada, tan supuestamente moderna en realidad es una sociedad que aísla a los que no son como ella. Bajo este prisma la autora esconde, en una crítica nada disimulada, a todas aquellas sociedades que discriminan a los que son diferentes a ella, a los que no entran en lo que para ellos son normales. Aquí es a nuestra protagonista por su habilidad para oír y hablar, pero no hay que irse muy lejos para encontrar ejemplos en algunas sociedades que discriminan a personas, ya sea por el color de su piel, su forma de pensar o por su orientación sexual.

La protagonista intenta encajar en un mundo que no es el suyo. Es un personaje que desde que nació solo ha conocido el rechazo, salvo en contadas ocasiones, y por ello intenta encontrar su sitio. No se le dan oportunidades, y esto hace que se vaya llenando de amargura. Es una mujer que tan solo busca dar y recibir amor, pero no para de negársele una y otra vez. Lo que te hace pensar en como actuaríamos nosotros en su caso, si supiéramos que en realidad somos mucho más listos de lo que aparentamos y que por ser diferentes no nos dejan demostrarlo y nos aíslan. Minando nuestra confianza y haciendo que apartemos de nuestro lado a aquellos que han estado a nuestro lado desde el primer momento.

El mundo de la ficción no es la primera vez que utiliza la fantasía para criticar aspectos en los que está en contra. El mejor ejemplo lo encontramos en el mundo de los comics en la década de los 60. En estos años fue cuando debutaron los mutantes de la Patrulla X. Bajo sus poderes que los alejaban y marginaban de la sociedad, los autores quisieron dar un toque de atención hacía la sociedad americana que prejuzgaba y discriminaba a los que se alejaban de los patrones que ellos consideraban correctos. No resulta complicado ver en los mutantes a los gays, lesbianas o gente de color.

Ahora la autora vuelve a valerse de ese planteamiento pero al revés, Ausculta es la que es distinta en un mundo de gente evolucionada. Es ella a la que marginan por ser distinta a ellos.

Con un lenguaje dinámico, no exento de tacos y situaciones violentas, en donde el humor está casi ausente la autora nos engancha y no nos suelta hasta el final.

Una lectura muy recomendable y con la que la editorial Wave nos ha dado una nueva alegría.


martes, 12 de junio de 2018

película: El dragón ataca

Como dice uno de nuestros más famosos refranes "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid", hoy os traigo la que es, probablemente, una de cintas más psicotrópicas y raras protagonizadas por uno de los clones de Bruce Lee, cuyas principales figuras fueron analizadas en la entrada anterior. Una película en la que todo atisbo de lógica brilla por su ausencia, y en la que queriendo abarcar mucho se queda en nada. Así pues, vamos a conocer algo más acerca de esta producción.

Dirigida por Law Kei, la trama de la cinta es la siguiente: Bruce Lee, con los rasgos de Bruce Leong, muere y despierta en el infierno. Allí tendrá que impedir que las fuerzas de mal, compuestas por atención: Drácula; El Padrino; James Bond, Emmanuelle, El hombre sin nombre de la trilogía del dolar; El exorcista y Zatoichi entre otros se hagan con el trono del infierno. Pero en su lucha nuestro protagonista contará con la ayuda de Popeye.
Huelga decir que las figuras se parecen en el blanco de los ojos a quienes pretenden homenajear. Uno no puede evitar acordarse de Manolo Escobar a la hora de ver al doble del agente secreto más famoso de la historia del cine.

Los múltiples homenajes al pequeño dragón se sucedieron al poco de morir con multitud de producciones interpretadas por sosias del verdadero Lee. Pero esta sin duda se lleva la palma. Y es que uno puede meter homenajes más o menos evidentes en sus cintas y hacerlos de forma más o menos evidente. Pero lo de esta película es una muestra de como no debe de hacerse. Y es que basta con mirar su año de realización, 1977, para darse cuenta del sin sentido del film. Todos los enemigos a los que ha de hacer frente nuestro héroe estaban vivos en el momento de hacerse la película, por lo que pretender que estuviesen muertos, al igual que Lee, me parece de una falta de respeto tremenda. Aún así vamos a concederle el beneficio de la duda y aceptemos barco como animal acuático. Tal vez la conversación a la hora de la escritura del guión fuera la siguiente:

- Director: acabo de ver en una sesión de cine El Padrino 1 y 2.
- Guionista 1: pues yo El Exorcista.
- Guionista 2: yo la última de James Bond.
- Guionista 3: y yo la trilogía del dolar.
- Director: ah y hace poco también Emmanuelle y una de Zatoichi.
- Guionista 1: mis hijos están que no cagan con Popeye.
- Guionista 2: pues a mi Drácula de Lee me gusta.
- Guionista 3: a que no hay huevos de meter todo esto en la nueva película de un clon de Bruce Lee.
- Director: desafío aceptado.

Y es que esta película debería mostrarse en las escuelas de cine, para que los estudiantes vean todo lo que no hay que hacer a la hora de hacer un guión, enfocar con la cámara o dar instrucciones a los actores a la hora de dar vida a los personajes. Todo lo que penséis que no se puede hacer a la hora de realizar una película esta aquí.

Tal vez la intención de los responsables fuera la de ofrecer algo épico y entretenido, pero el resultado final es el de una comedia involuntaria. Y es que uno no puede evitar reírse ante la cantidad de incongruencias que desfilan ante nuestros ojos. Pero sin duda el momento que se lleva la palma, es la tercera pierna de Bruce Lee, tal y como podréis comprobar en un trailer editado en el que se nos muestran algunos de los mejores momentos del film.

Y pese a ello recomiendo su visionado, tanto para los que tengáis interés en ver una de las películas más marcianas hechas como homenaje a Lee, como para aquellos que os gusten las cintas malas. Esta es sin duda uno de esos clásicos de la caspa que hay que ver para echarse unas buenas risas.

A continuación el trailer antes mencionado:



lunes, 4 de junio de 2018

libro: Bruceploitation. Los clones de Bruce Lee

Bruce Lee fue una gran estrella del cine de acción y de las artes marciales. Con su muerte, los aficionados a este género se quedaron huerfanos de un actor que ayudó a introducir las artes marciales en el cine occidental. Pero los productores y directores asiáticos no estaban dispuestos a permitir que la fiebre de Lee pasara. Por ello no esperaron mucho para encontrar a intérpretes que se parecieran al pequeño dragón y seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Este libro nos habla sobre los diversos clones surgidos a raíz del fallecimiento de Lee y las producciones en las que intervinieron. Un estudio bastante completo y ameno, y que permite a los lectores saber más acerca de estos sosias de Lee.


Escrito por Iván Fernández, el libro se compone de una introducción y 4 capítulos. El primero dedicado al verdadero Lee y los siguientes dedicados a sus clones, siendo el segundo el más extenso ya que se dedica a analizar a los tres clones principales, es decir, Bruce Li; Bruce Le y Dragón Lee, quienes con mayor o menor fortuna intentaron recoger el testigo y el  hueco dejado por el original. El tercer capítulo está dedicado al resto de clones, ya sean asiáticos, afroamericanos e incluso hay espacio para las parodias y las biografías que intentaron contar a los espectadores la vida de Bruce Lee. Huelga decir que cada una de ellas afirma ser la definitiva historia acerca del pequeño dragón. El último capítulo está dedicado a la bruceploitation en otros medios, como la televisión o los videojuegos, y los proyectos que no llegaron a ser. Por último, el epílogo está dedicado al futuro de la Bruceploitation en el panorama cinematográfico actual.

No hay duda de que el autor, como gran amante del cine de artes marciales que es, ha llevado un gran trabajo de investigación a la hora de escribir el libro. Si bien conocía a los clones, así como algunas de las cintas que interpretaron, según avanzaba en la lectura del libro me daba cuenta que apenas había rascado la superficie, y que la gran mayoría de títulos aquí mencionados me eran completamente desconocidos.

Si por algo se caracterizaban los títulos de estos clones, eran por ser meras copias de las cintas originales del verdadero Lee. Los productores y directores no dudaban en titular las cintas con algunas de las palabras con las que llamar la atención de los espectadores. De ahí que no es extraño encontrar en la mayoría de los títulos vocablos como: mortal, furia, dragón o muerte por citar algunos de ellos.
Y como no podía ser de otra forma también hacían acto de aparición algunos de los elementos característicos del cine de Lee, como su famoso chandal amarillo o los nunchakus.
Otro elemento en común que tenían estas producciones eran la aparicón de algunos actores que trabajaron con el verdadero Lee. Baste citar el caso de Bolo Yeung, quien encarnaría al villano Chong Li en Contacto Sangriento, uno de los habituales dentro de la Bruceploitation encarnando a uno de los villanos a derrotar por el héroe de la cinta.

Tal y como cuenta el autor a lo largo de las páginas, la mayoría de estas producciones se caracterizaban, en su mayoría, por ser producciones con una calidad bastante baja en lo que a nivel de guión o dirección se refiere. Pero lo que realmente importaba de estas producciones era el nivel marcial de los protagonistas, por lo que al menos esta faceta las producciones solían cumplir en lo que a nivel de acción y peleas se refiere, que era lo que uno buscaba a la hora de realizar su visionado. No hay que olvidar que muchas de estas películas vivieron su autentico boom en la década de los ochenta, con la aparición de los videoclubes y con las ganas de los espectadores por ver cine de artes marciales y todo lo que tuviera que ver con el protagonista de Operación Dragón. Aunque a la hora de verlas y ver que de Lee no había nada, salvo la portada, el chasco era mayúsculo al comprobar que lo que habíamos visto en la carátula no se correspondía en nada con lo que había en el interior.

Este es un libro que esta hecho exclusivamente para todos los que crecimos viendo este tipo de producciones, lo que no quita para que los aficionados al cine de artes marciales o sientan curiosidad por estos clones puedan acercarse al mismo. A lo largo de las páginas y mientras uno avanza en su lectura, se nota la pasión y el cariño que el autor tiene hacía las producciones protagonizadas por los clones. Y eso es algo que consigue transmitir. Una vez uno ha acabado su lectura o mientras hace una pausa en la misma, siente curiosidad por ver algunas de estas cintas y satisfacer la misma. Pero también hay que ser consciente de lo que uno se va a encontrar cuando ve un film de estas características: mala dirección, un guión casi inexistente, interpretaciones dignas de obra escolar de fin de curso infantil, por lo que uno espera con ansía las secuencias de acción para ver el nivel marcial exhibido por los actores.

Con este libro la editorial Applehead Team se apunta un nuevo tanto, y nos vuelve a transportar a la década de los ochenta y de los videoclubes. No en vano parte de su catálogo editorial se basa en cine de explotación, que ahora está viviendo una edad dorada gracias a los festivales de cine cutre. Los cuales rinden homenaje a este tipo de producciones, y que son perfectas para ver en compañía de amigos con cervezas y aperitivos variados.

En el siguiente enlace podréis encontrar una entrevista con el autor en donde nos habla de sus películas favoritas, y menos favoritas, dentro de este género: http://www.rtve.es/noticias/20180311/bruce-li-ly-lai-liang-leung-lung-thai-clones-bruce-lee/1686653.shtml