jueves, 31 de octubre de 2019

libro: Noches de Halloween. La saga de Michael Myers

En el cine de terror, hay dos nombres ligados a dos fechas concretas que provocan escalofríos cada vez que se nombran. Jason Voorhees en Viernes 13, a pesar de que el asesino de la máscara de hockey apareció en la segunda parte, y Michael Myers, cuya reputación irá siempre ligada a la festividad de todos los santos. Hoy, 31 de octubre, y coincidiendo con esa festividad, en el blog vamos a comentar un ensayo dedicado a la figura del hombre del saco y terror de las niñeras.

Escrito por Octavio López Sanjuán, y prólogo a cargo de P.J. Soles, que intervino en La noche de Halloween de 1978, el libro supone un completo y ameno ensayo, que recorre a lo largo de poco más de 600 páginas, todas las películas que conforman la saga iniciada por John Carpenter en 1978.

Dividido en 12 capítulos, estando 11 de ellos dedicados a cada una de las entregas, más un capítulo posterior dedicado a la influencia del asesino enmascarado en la cultura popular más un epílogo en el que se recogen declaraciones, de diversos personajes que participaron en algún momento en la historia de la saga, el libro supone una autentica pasada y resulta muy entretenido.
No solo porque desvela a los lectores, tanto a los seguidores de Myers como a los que no lo son, numerosas anécdotas que sucedieron a lo largo del rodaje. Algunas de ellas tan curiosas, y para el que suscribe tan desconocida, como que Robert Englund, que años después encarnaría a Freddy Krueger, ayudó en La noche de Halloween, a la hora de decorar la ciudad con hojas para dar el aspecto otoñal, puesto que la producción se rodó en verano.

El ensayo, a pesar de su extensión, no se hace pesado en ningún momento. A ello ayudan dos factores principalmente: la habilidad de hacer ameno el ensayo por parte del autor, quien se nota que es un ferviente seguidor de la saga, como por las numerosas anécdotas que se nos van desvelando en cada una de las cintas. En esto hay que agradecer el esfuerzo del autor, a la hora de recopilar las numerosas declaraciones de cada uno de los integrantes de cada uno de los filmes.
Gracias a las mismas, los lectores descubrirán como las historias iniciales fueron cambiando hasta llegar a las pantallas del cine, así como el casting o la banda sonora. A través de las páginas del presente ensayo, los lectores descubrirán como pudo haber sido la cinta en caso de haber sido escogidos otros actores, o si hubieran gustado a la audiencia los finales inicialmente previstos.

Algo que puede sorprender a los lectores, es la inclusión de la tercera parte, pese a que la misma no tiene nada que ver con Myers. Pero al tratarse de Halloween, la inclusión es bastante lógica y una vez leído el capítulo, a uno le entran ganas de revisionar la cinta. Y es que la defensa que el autor hace de la misma, consigue que uno considere volver a darle una oportunidad a esta película que, de manera habitual, suele ser denostada por los seguidores de la saga iniciada por Carpenter.

Pese a que me encanten tanto La noche de Halloween, como su secuela Sanguinario, tengo que admitir que la cuarta entrega El regreso de Michael Myers, tiene un lugar especial dentro de mi corazón cinéfilo. Si la memoria no me falla, creo que fue la primera que cinta que alquile de Myers en video, y en el finde que lo hice, la vi un par de veces. Esto hace que, pese a no alcanzar el nivel de la original, la tenga un cariño especial.

Tal y como indicaba hace unos párrafos, la guinda del pastel son las declaraciones de diversas personas que intervinieron en alguna de las once entregas de la saga. Así, los lectores podrán conocer de primera mano lo que piensan, entre otros, puesto que la lista es numerosa: Nick Castle, el Myers original, Tyler Mane, que encarnó al Myers de Rob Zombie en las dos cintas que el realizador de La casa de los 1000 cadáveres hizo al personaje, Dwight Little, realizador de la ya mencionada cuarta entrega o María Luisa Solá, dobladora de Lee Curtis.
Como no podía ser de otra forma, Carpenter no podía faltar a la hora de hacer declaraciones. Pero mientras que los ya mencionados, así como los que he obviado por temas de espacio, se muestran entusiasmados o participativos a la hora de colaborar en las preguntas realizadas por el autor del ensayo, Carpenter se muestra bastante seco. Lo que resulta una verdadera lástima, ya que podía haberse explayado más en las preguntas.
De igual forma, uno echa de menos saber las opiniones de Jamie Lee Curtis, la heroína de parte de la saga, que rechazó participar de manera amable en el proyecto, así como de  Rob Zombie. Sin duda hubiera sido interesante conocer su punto de vista, acerca de una saga que cambió el cine de terror.

Si por algo se caracteriza la editorial que ha sacado este ensayo, es por estar profusamente ilustrado. Aquí de nuevo vuelve a dar una alegría a los lectores, puesto que las fotos que acompañan a los textos, además de los consabidos poster del estreno en salas e instantáneas de las películas, nos podremos encontrar con fotografías del rodaje, donde veremos a los implicados en momentos relajados o incluso viendo a los responsables de la banda sonora componiendo los temas que, de forma posterior, acompañarán a las imágenes.

Un gran libro que supone el más completo ensayo sobre el film de Carpenter, y que vuelve a demostrar que los autores que participan en estos ensayos, aman las cintas que comentan. Y eso es algo que logran transmitir a los lectores.

martes, 29 de octubre de 2019

película: Terminator destino oscuro

En la historia del cine, hay actores que han quedado marcados por un personaje, y pese a que hayan interpretado otros roles, muchos aficionados al séptimo arte le recuerdan por un determinado papel. Como ejemplos se pueden citar a Errol Flynn y su Robin Hood; Marlon Brando como Vito Corleone o Sylvester Stallone encarnando a Rocky Balboa. Es lo que ocurre con Arnold Schwarzenegger, cuya carrera quedó marcada dando vida al T-800. Ahora regresa, por quinta vez, para dar vida a un icono dentro de la ciencia ficción. Desde aquí, dar las gracias a la distribuidora por su atención y amabilidad en el pase de prensa, y por proporcionarme los materiales para hacer la reseña de hoy.

Dirigida por Tim Miller, y escrita por David S. Goyer, Josh Friedman, Billy Ray y Justin Rhodes, la trama nos cuenta como la vida de la joven Dani Ramos, Natalia Reyes, cambia por completo tras verse perseguida por el letal ciborg Rev-9, Gabriel Luna, que ha sido enviado desde el futuro para acabar con ella. Para su protección, Dani contará con la ayuda de Grace, Mackenzie Davis, una guerrera mejorada y de Sarah Connor, Linda Hamilton. En su huida se encontrarán con un modelo T-800, Arnold Schwarzenegger, quien se unirá a la lucha para proteger a la adolescente.

Sorprendente. Es como puede definirse esta nueva entrega iniciada en la década de los 80 por James Cameron. Y es que es, después de la segunda, la mejor de la saga protagonizada por Arnie. Lo que hace diferente, a la vez que interesante, a esta quinta parte de las anteriores es que obvia La rebelión de las maquinas, Terminator Salvation y Terrminator Génesis, para ofrecernos una continuación directa de los sucesos que tuvieron lugar tras la oscarizada secuela dirigida por el realizador de Titanic.

En esta ocasión, y como decía Coz en su himno más conocido Las chicas son guerreras, las féminas son las que harán frente al letal enemigo enviado desde el futuro. Pese a que en la segunda mitad de la cinta, las tres recibirán la ayuda de un envejecido T-800, durante la mayor parte de la trama son ellas las que hacen frente al Rev-9. Y es que no hay duda, que tal y como cantaba Bob Dylan, los tiempos están cambiando.
De un tiempo a esta parte, las féminas dejaron de ser el mero acompañamiento del héroe de turno, y no han sido pocas las producciones que han llegado, y que llegarán, que nos muestran que cuando la ocasión lo requiere, las heroínas de acción pueden patear culos como sus homólogos masculinos.


Las tres protagonistas principales, demuestran tener carisma y buena química entre ellas. Además de Hamilton, quien vuelve a encarnar a una madura Sarah Connor, hay que destacar la interpretación de Davis como Grace. Y es que su personaje cae bien desde el momento en que aparece. Pese a estar mejorada, sigue siendo humana. Es la mezcla de fortaleza y fragilidad, lo que hace que Davis sea una digna heredera de Hamilton como heroína de acción.


En cuanto a Arnie, poco más hay que decir que no se haya dicho ya. A pesar de su edad, el fornido austríaco se mantiene en una forma física envidiable, y para los aficionados al cine de acción, supone una gozada verle patear culos. Pese a que los años no pasan en balde, el que fuera intérprete de Conan hace bueno el refrán de que el que tuvo retuvo. En esta ocasión, Schwarzenegger da vida a un ciborg más humano que el que conocimos en Terminator 2.

Hay que agradecer que la película vuelva a hacer gala de una violencia como la que hacía tiempo que no se veía en la saga, más concretamente desde la segunda entrega. Y es que de un tiempo a esta parte, salvo alguna que otra excepción, el cine de acción parece haberse vuelto más blando. Por eso propuestas como John Wick o Redada asesina, son tan bien recibidas. Nos muestran unas coreografías bestiales, lenguaje soez, escenas impresionantes y que te dejan con la boca abierta, que es de lo que se trata cuando uno ve este tipo de cine.
Algo que Terminator Destino oscuro trata de recuperar. Aquí veremos varias escenas violentas, y que no se cortan a la hora de mostrar sangre, sobre todo gracias al personaje encarnado por Gabriel Luna. Cuya interpretación recuerda a la que hizo Robert Patrick en Terminator 2. No solo por ser un tirillas, sino por la forma de moverse, así como a la hora de mostrar sus habilidades y poderes a la hora de matar a todo aquel que se le pone por delante de su objetivo.


La duda de como Schwarzenegger vuelve a dar vida al T-800, queda resuelta nada más comenzar la película. Y es un movimiento inteligente, a la vez que sorprendente, por parte de sus responsables de empezar la cinta de la forma en que lo hace. Es un principio impactante, que consigue que no apartemos la vista de la pantalla hasta que comienzan a aparecer los títulos de crédito.

El final, que por supuesto no voy a desvelar, pese a ser cerrado lo deja listo para realizar más entregas en caso de que Destino oscuro alcance unas cifras en taquilla aceptables. A tenor de lo visto, y por críticas que han empezado a surgir, no parece que el film del director de Deadpool tenga problemas para, al menos, recaudar lo que costó.

Tanto si sois fans de la saga Terminator, como si queréis volver a ver en acción a Hamilton y Arnie pateando culos, no lo dudéis e id a ver la cinta. Seguro que no os arrepentiréis en absoluto. Es un film hecho tanto para los seguidores del T-800, como para aquellos que quieran pasar un par de horas entretenidos en el cine.

A continuación el tráiler:




Terminator Destino Oscuro se estrena el próximo 31 de octubre.

viernes, 25 de octubre de 2019

libro: La oración del sepulturero

En la literatura, hay autores que permanecen ligados a un personaje, a pesar de que hayan escrito otras publicaciones. De esta forma se pueden citar los casos de Conan Doyle y Sherlock Holmes; Raymond Chandler y Philip Marlowe o Robert Howard y Conan, por nombrar algunos ejemplos. Es lo que ocurre con la entrada de hoy, en la que el escritor Darío Vilas nos trae de vuelta a uno de sus personajes más reconocidos, y que más alegrías le ha deparado, en su nueva aventura en Simetria. Así pues, veamos que le depara esta nueva entrega a Marquitos Laguna.

Escrito por Darío Vilas, la trama nos cuenta como Marquitos Laguna es rescatado del sanatorio mental en el que se encuentra recluido por la misteriosa Mila. Su misión es encontrar a Lukin, una persona que puede inclinar la balanza en una guerra que puede desestabilizar la balanza por el control de la isla de Simetria.

Impresionante. No se me ocurre otra forma de describir esta novela. Y es que Vilas consigue una de sus mejores obras hasta la fecha. Si ya en la primera aventura de Marquitos, El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas nos presentaba a un personaje que era como un puñetazo al mentón, en su regreso ya directamente es un KO en toda regla.

En la continuación, Vilas intercala el presente y el pasado de su creación más famosa. Y este es uno de los muchos puntos a favor del libro. A través de breves pinceladas, los lectores podrán descubrir como se fue forjando la personalidad de Marquitos, como fue su infancia, adolescencia y los pasos que le llevaron a ser el adulto que conocimos en su primera aparición.
Y es que estos flashbacks, de gran importancia como se nos irá desvelando a medida que avanza la trama del presente, nos presenta a un personaje que, a pesar de ser un cabronazo de tomo y lomo, busca ser querido y compartir su amor con una persona, pero a su peculiar estilo. Y es que los ya leímos a Marquitos, sabemos que no anda muy bien de la cabeza.

Se puede decir que la obra trata sobre la redención. Cuando comienza, Marquitos ya quiere dejar todo atrás y pasar sus últimos días en paz. En su interior sigue albergando una bestia sedienta de sangre, que dejará salir en un par de instantes, pero ahora ya se encuentra cansado, quiere dejar todo atrás y los fantasmas de su pasado han vuelto para saldar las cuentas pendientes con su asesino.
Los instantes violentos son pocos, eso sí, cuando aparecen son sin duda impactantes. El autor no se corta a la hora de describir tiroteos, o como un personaje es degollado por sorpresa. Lo que le importa al escritor es el viaje de Marquitos, ya que como si fuese un detective privado, tendrá que ir preguntando y siguiendo las pistas para encontrar al mencionado Lukin.

En esta nueva entrega, los lectores podrán apreciar algo de humanidad en el monstruo que es Marquitos. Y es que, ante el futuro que se le presenta, el protagonista empieza a mostrar lo que se pueden denominar remordimientos. Los cuales parecen quedar apartados cuando se ve obligado a hacer aquello que mejor sabe: matar. Parece como si el protagonista fuese como Rambo, salvando las distancias claro está. Alguien que quiere que le dejen en paz, pero que ante las circunstancias aplica sus habilidades ante aquellos que se crucen en su camino.

El final, que por supuesto no voy a desvelar, está cargado de mucho humor negro. Y es que, por irónico que parezca, Marquitos consigue lo que tanto ansía. Pero tratándose de su persona, fuerzas más poderosas que él deciden, en un mordaz giro de los acontecimientos, hacer realidad sus deseos. La conclusión no la esperaba así en absoluto, lo que demuestra que Vilas tenía un as escondido bajo la manga, y decidió utilizarlo en el momento justo.

Volver a la isla de Simetria siempre es un placer, y espero, y creo que no soy el único, que el autor no tarde demasiado en volver a este atolón. Ya que seguro que tras sus oscuras esquinas, aún hay muchas historias que contar, puesto que la ínsula donde transcurren las aventuras de Marquitos, es el paraíso soñado por los delincuentes. Aquí la inocencia apenas tiene cabida, es como si el diablo hubiese creado su propio arrecife, y en él se hubieran dado cita lo mejor de casa del mundo criminal.

Si os gusto la primera parte, no lo dudéis y haceros con esta segunda entrega de las nuevas peripecias de Marquitos. Un personaje sucio, cabronazo, psicópata, sin ningún encanto, y que, a pesar de todo, nos mantiene enganchados gracias a sus aventuras y a la prosa de su creador.

martes, 15 de octubre de 2019

libro: Me tragaré tu alma. La historia de la saga Evil Dead.

Dentro del mundo de los comics, la literatura y el cine, los villanos tienen a sus némesis que impiden sus planes una y otra vez. Así, y por citar algunos ejemplos, el Joker tiene a Batman; Moriarty a Sherlock Holmes o Michael Myers al Doctor Loomis. Y eso tan solo por citar algunos casos. Pero luego también existe el caso, de aquellas personas que, sin comerlo ni beberlo, se ven convertidos en héroes a su pesar. Ese es el caso de Ashley Williams, más conocido como Ash, el protagonista de la saga Posesión infernal. Así pues, acompañadme a través de este ameno ensayo para conocer todo de esta famosa serie que catapultó la carrera de Sam Raimi.

Escrito por Álvaro Ruiz de Gauna, con prólogo a cargo de Luis M. Rosales, el presente volumen supone un completo recorrido por la saga Evil Dead, desde su primer episodio, hasta sus secuelas y pasando, como no podía ser de otra forma, por los comics, la correspondiente mercadotecnia, videojuegos, y por supuesto, por su reciente serie de televisión protagonizada por Bruce Campbell, el héroe de la saga.

Hablar de Evil Dead, es hablar de como hacer una cinta de terror con poco presupuesto y mucha imaginación. Y es que el film, dirigido por Sam Raimi, fue hecho con cuatro duros. Pero la falta de medios, se supo suplir con grandes dosis de ilusión e imaginación por parte de todos sus implicados. Y el resultado, como no podía ser de otra forma, es una gran película de terror, y la presentación de uno de los héroes más carismáticos, a la vez que patoso, dentro de la historia del cine, y que marcaría, la carrera de Campbell.

El libro está estructurado en seis capítulos, en los cuales se analizan como se conocieron los máximos responsables de la saga, como se fueron desarrollando cada uno de los films, así como las numerosas anécdotas que rodearon a los mismos. Algunas de ellas bastante divertidas, y que desvelan a los lectores, el ambiente de camaradería que se desarrolló en el plato entre todos los responsables.

El volumen se complementa con entrevistas, con algunos de los responsables que estuvieron presentes en la trilogía. Y la joya es la entrevista a uno de los miembros del triunvirato del roble real, conformado por además de por los mencionados Campbell y Raimi, por Robert Tapert, quién es entrevistado por el autor del libro. Además de Tapert, los lectores también podrán encontrar una interviú con Roque Baños, responsable de la banda sonora del remake de Evil Dead, dirigido por el uruguayo Fede Alvarez.

Muy ameno ensayo hecho para los seguidores de la saga de Raimi. Lo que no quiere decir que los que no sepan nada acerca de la misma, no puedan disfrutar del presente volumen. Pero aquellos que la hemos seguido, podremos apreciar aún más este libro. Y es que se nota la pasión y el cariño que el autor ha puesto aquí. Además de una completa bibliografía, los lectores pueden notar como la serie de peripecias de Ash, tienen un lugar especial en el corazón del autor.
Algo que se puede apreciar sobre todo en capítulos correspondientes a los tres episodios de la saga, y que luego tendrían su continuación en la pequeña pantalla, en la más que apreciable serie en opinión de quien esto suscribe.

En apenas 300 páginas, el autor consigue sumergir a los lectores en el mundo de los deadites, los demonios protagonistas a los que ha de hacer frente el protagonista de la saga, el Necronimicón y las diferentes peripecias y putadas por las que pasa Ash a lo largo de sus diferentes aventuras. Y es que si el protagonista de la saga, tuvo que superar no pocos percances para alzarse victorioso, sus creadores no le anduvieron a la zaga. Y es que Raimi y sus colaboradores, tuvieron que superar no pocos obstáculos hasta que su sueño se hizo realidad.

Con este nuevo ensayo, la editorial vuelve a anotarse un nuevo tanto. Y es que como ellos mismos se describen, son la generación del videoclub. Y Posesión infernal es un título que está ligado, junto a muchos otros de terror, aventuras o acción, a toda una generación que creció alquilando cintas de video con las que pasar los fines de semana.

El libro se encuentra profusamente ilustrado con fotografías del rodaje, posters de las películas así como de diversos fotocromos correspondientes a diversos momentos de la saga. Lo que sin duda añade un factor de nostalgia al libro.

Tanto si sois fans de la saga como si no, o si os gustan los ensayos que os destripan, aquí nunca mejor dicho, los entresijos que rodearon el rodaje de las películas, no lo dudéis y haceros con el libro. Seguro que no os arrepentiréis en absoluto.

miércoles, 9 de octubre de 2019

libro: Todos flotan. Las pesadillas de Stephen King vol. II 1990-2019

Tal y como avancé, continuamos con el terror. Y nadie como Stephen King para provocarnos escalofríos. El escritor oriundo de Maine, ya lleva la friolera de más de cuatro décadas haciendo que miremos con otros ojos a los payasos, que nos pensemos dos veces a la hora de comprar un coche rojo o a la hora de usar nuestro teléfono móvil, tan solo por citar unos cuantos ejemplos en su prolífica obra. En esta segunda parte, el autor se ocupa de analizar la obra del creador de Carrie desde la década de 1990, hasta nuestros días. Ya sea tanto en cine, como en televisión pasando por ensayos o el mundo del comic.

Escrito por Tony Jiménez, con prólogo a cargo de Raúl Sánchez, introducción de Luis Martínez y epílogo de Asier Menéndez Marín, esta segunda parte, y supongo que no última, se encarga de analizar la obra de King desde Las cuatro después de la medianoche, hasta Elevation, su obra más reciente.

A pesar de su densidad, casi 600 páginas, el autor sabe hacer el ensayo bastante ameno. Para ello utiliza un lenguaje bastante coloquial, haciendo a los lectores participes de su pasión por King. Que Jiménez siente pasión por el creador de Pennywise es algo que se nota, y que el mismo ha reconocido en múltiples ocasiones. Así, consigue contagiar ese entusiasmo a todos los que se acerquen al presente ensayo.

Tal y como ocurría en el anterior volumen, el presente tomo se encuentra profusamente ilustrado. Tanto por las portadas de los libros, como por diferentes fotografías de las diferentes adaptaciones, ya sea para la gran pantalla como para la televisión, que han tenido los diferentes relatos y novelas creados por el autor de Maine.

En esta ocasión, y a diferencia del tomo anterior, en el que Tony mostraba su faceta más fanática sobre King, algo normal teniendo en cuenta que en el primer volumen here is Johnny estaban las primeras obras del creador de Carrie, consideradas hoy, en su mayoría, como lo mejor que ha escrito. A las pruebas me remito y por citar algunos ejemplos: El resplandor, Apocalipsis, El misterio de Salem's Lot o Misery.
Algo que no ocurre en el presente ensayo. Aquí Tony señala algunos defectos o apuntes que no le han acabado de convencer, ya sea de una novela, antología de relatos o adaptación. Y esto sin duda, al menos en opinión de quien esto suscribe, hace subir enteros. Puesto que aquí el escritor de Tormenta Sangrienta, parece haber domado un poco, tampoco mucho, al fanático de King que lleva dentro, y menciona aquellas observaciones que no le terminaron de satisfacer del todo.

Si para algo sirven este tipo de ensayos, además de para conocer la obra del autor, es para que los lectores puedan saber más sobre sus títulos. Y es que King, no solo ha escrito terror, puesto que de un tiempo a esta parte le ha cogido el gusto al thriller. Baste citar como ejemplo la trilogía Mr. Mercedes, Quien pierde paga y Fin de Guardia, en la que el rey del terror deja aparcado el terror y los elementos sobrenaturales, aunque no del todo puesto que hay pinceladas de ello a lo largo de las tres partes, y se centra más en la investigación a cargo de su trío protagonista,

Una vez más, la editorial vuelve a sacarse de la manga un ensayo ameno, divertido y que consigue su objetivo. Entretener y hacer que, una vez que hayamos acabado de leerlo, querer hacernos con las obras que se han analizado. Y es que Tony, como ya he mencionado, consigue contagiar su entusiasmo por el rey del terror.

Por si esto fuera poco, el presente ensayo se complementa con unos pequeños apuntes del que está llamado a ser su sucesor, me estoy refiriendo, como no podía ser de otra forma, a su retoño Joe Hill. Quien pese a contar con una breve carrera literaria, ya apunta buenas maneras y puede que recoja el tan ansiado testigo de su padre.

Si os gustó el anterior volumen, no lo dudéis y haceros con este. Supone un buen complemento al anterior, y quien sabe, tal vez suponga una puerta a una más que posible tercera entrega. Y es que con King nunca se sabe.

jueves, 3 de octubre de 2019

cortometraje: #Pornovenganza

Tal y como avancé en la entrada anterior, hoy continuamos con el terror. En esta ocasión, toca hacer publicidad de un corto que hará su presentación el próximo 11 de octubre en el festival de Sitges. Esta no es la primera ocasión en el blog que hacemos un avance de algo sin haberlo visto antes, baste recordar el lanzamiento de Cenizas tiempo ha. Así pues, veamos que se esconde tras el sugerente título de este cortometraje.

Escrito y dirigido por Ignacio López Vacas, la trama nos cuenta como una charla a través del ordenador entre dos amigos se convierte en una noche que ninguno de los ellos olvidará. Lo que en principio parece ser un juego cruel, se irá tornando poco a poco en una macabra persecución en la que quizás nadie salga con vida.

El corto está protagonizado entre otros por Alejandra Meco(El secreto de Puente Viejo, Acacias 38), Lua Ruiz Vecino (Caribe ‘Todo incluido’), Isabel Rematínez (Legionario) y el salto al terreno audiovisual del actor teatral Nacho Brande (musical El Rey León).

El cortometraje supone una vuelta de tuerca al género de las home invasion, donde los habitantes de una casa tendrán que hacer frente a una amenaza que se cuela dentro de su hogar. Así, algunos de los títulos que podemos destacar dentro de esta categoría del terror hallamos cintas como Los extraños, The Collector, Secuestrados o The Purge, tan solo por citar algunos de los más conocidos.

Sin haber visto el título, pero sabiendo la querencia que tiene su creador por el terror, seguro que el cortometraje será, seguro, cuanto mínimo, lo bastante interesante como para causar algún que otro sobresalto entre la audiencia que se aproxime a verlo.

Por si os ha picado la curiosidad, aquí tenéis el tráiler:



Así que ya sabéis, si estáis por el festival de Sitges el cortometraje se proyectará el próximo 11 de octubre a partir de las 21:00 h en la sección Imagen Death de la sala Brigadoon.

sábado, 28 de septiembre de 2019

libro: Todos los colores del Giallo

En un par de días, entraremos en el mes de Octubre. Mes por excelencia dedicado al fantástico, no solo por el festival de Sitges, sino también por el estreno hace ya cuarenta años de la cinta por excelencia del género slasher, La noche de Halloween. Por ello, las próximas entradas del blog, estarán dedicadas, en mayor o menor medida, al horror. Y nada mejor para inaugurarlas, que hablar de uno de mis géneros favoritos, como es el del giallo, que tiene dentro de su filmografía unas cuantas joyas y directores que, en mayor o menor medida, influenciaron a directores posteriores a la hora de hacer cine de terror. Así pues, viajemos al país transalpino para conocer los títulos que componen el ensayo del presente volumen.

Escrito por Roberto García-Ochoa Peces, y prólogo a cargo de Sergio Martino, director de títulos clave del género como La perversa señora Ward o Todos los colores de la oscuridad, el presente ensayo supone un extenso, y completo recorrido, a través del giallo, desde sus comienzos a principios de los sesenta, hasta llegar a nuestros días.

Si hay algo que hay que apreciar en el presente volumen, es la cantidad de títulos que conforman el presente ensayo. Si bien conocía algunos de ellos, muchos de los mismos me eran completamente desconocidos. Y es que, si de algo sirve el leer este tipo de libros, no solo es para refrescar algunos nombres que ya uno conocía, sino también para el dar a conocer muchos de los que ni siquiera conocía de su existencia. Lo que no quiere decir que sea bueno.
Y es que, tal y como dice el propio escritor, algunos de los títulos que conforman el presente ensayo están para darse a conocer y a modo de complemento de los grandes títulos. Bien sea porque argumentalmente no merecen la pena, o porque están pobremente dirigidos o interpretados, lo cierto es que si permanecen desconocidos para el gran público será por alguna razón. Pero esto no quiere decir que de vez en cuando, dentro de ellos, uno pueda encontrarse alguna sorpresa agradable, tal y como nos indica el autor en no pocas ocasiones.
Ya que en no pocas ocasiones, el giallo ha sido víctima de parodias a través de cómicos que explotaban las claves del género. Pero además, dentro del mismo podemos apreciar como en la década de los ochenta, hasta bien entrados los noventa, el giallo, en no pocas ocasiones, se atrevió a ir enseñando más chicha para mayor gloria de las exuberantes féminas que estaban en su reparto. Y es que, en no pocos títulos, se rozaba el porno suave, puesto que se mostraban felaciones o cunnilingus, tal y como nos señala el autor en algunos títulos de la década de los noventa. Esto hizo que el género, poco a poco, se precipitara al abismo del que, como indicaré, y salvo excepciones, permanece hasta ahora.

Si bien los realizadores que más hicieron por el giallo, son bien conocidos por todos los aficionados a este tipo de cine, es decir: Mario Bava, La muchacha que sabía demasiado; Dario Argento, Rojo Oscuro; o Lucio Fulci, Angustia de silencio, no es menos cierto que existen más directores que aportaron su granito de arena a la hora de expandir este género. Además del ya mencionado Sergio Martino, hay que citar nombres como Michele Soavi, Aquarius,  Pupi Avati, La casa de las ventanas que ríen, Lamberto Bava, Cuchillos en la oscuridad, o Emilio Miraglia, La dama roja mata siete veces, por nombrar solo alguno de los nombres más destacados.

De lo que no hay duda, es la cantidad de horas que el autor ha dedicado al presente volumen. Y es que, tal y como ya he mencionado, ha tenido que visionar o al menos revisionar títulos que ni me sonaban. Y, a tenor de sus palabras, algunas de ellas no merecían un segundo visionado. Por lo que hay que agradecerle el esfuerzo a la hora de volver a verlos.

Si bien tanto en la portada, como en la introducción, el autor nos avisa que dentro del libro no vamos a encontrar nada de fantástico dentro del presente ensayo, yo, y esto es una opinión personal, eché en falta la opinión del autor acerca de títulos clave dentro de la cinematografía de terror italiana como pueden ser Suspiria, Inferno o Zombi 2.
Cierto es que las cintas dirigidas por Argento y Fulci, hay bastantes elementos sobrenaturales. Pero no es menos cierto que dentro del libro se menciona Phenomena, también de Argento, la cual posee un toque sobrenatural, lo cual me hizo preguntarme la ausencia de los títulos arriba citados. Pero esto, tal y como digo, es una opinión personal.

El presente ensayo, a pesar de su longitud poco más de 400 páginas, se lee bien. A pesar de que en ocasiones puedan llegar a confundirse directores y actores, y esto es debido a la multitud de giallos que se facturaron sobre todo entre las décadas de los 70/80, que fue cuando se produjo el principal boom del género, para luego sufrir un parón motivado por el desgaste del género. Y es que salvo excepciones, El síndrome de Stendhal de Argento, el giallo poco más ha tenido que aportar de un tiempo a esta parte. Ni siquiera Argento, con la olvidable y horripilante Giallo, ha sido capaz de revitalizar el género.

Un libro que sirve tanto para los amantes del género, como para todos aquellos que quieran saber más acerca del mismo o acercarse a él. Un volumen bastante completo y que, sin duda, hará las delicias de los fans del cine de terror italiano.