sábado, 11 de noviembre de 2017

libro: Un pueblo de Oklahoma

Según reza un famoso refrán, lo bueno si breve dos veces bueno. Tal dicho sirve de ejemplo perfecto para la reseña de hoy, una colección de relatos ambientados en los años 20 y cuya extensión es corta. A pesar de esto, resultan ricos en detalles y ofrecen un retrato de las personas que vivían hace ya casi cien años en un pequeño pueblo de Oklahoma.

Escrito por George Milburn, el libro se compone de 36 relatos independientes entre sí en los que el autor nos aproxima a un pueblo perdido de la mano de Dios en Oklahoma. Un lugar donde la ignorancia, la xenofobia, la religión o los ecos de la primera guerra mundial forman parte del día a día de sus habitantes.

Leer cada uno de estos relatos es como beber un chupito de un aguardiente fuerte, o para el caso de bourbon. Los relatos son en su mayoría amargos, y a través de los mismos el autor nos presenta a los habitantes de un pueblo que albergan algunas de las peores características del ser humano. A las ya citadas en el primer párrafo, la ignorancia y la xenofobia, se pueden añadir la envidia o la crueldad.

No esperéis encontraros relatos amables o dulces, los mismos brillan por su ausencia. Las historias poseen un carácter seco, acorde con el tiempo en el que estas narraciones fueron escritas y con los protagonistas de las mismas. Muchas de estas crónicas fueron escuchadas por el autor durante su infancia, por lo que el libro posee tintes autobiográficos. Algo que se nota en el cuento que cierra el volumen, donde un aspirante a periodista abandona su pueblo para ganarse la vida en la gran ciudad.

Algunos de los protagonistas intentan cambiar su destino, mientras que otros les da igual lo que les tenga preparado el futuro. Aquí no hay lugar para el amor, el humor o los buenos sentimientos, los cuales parecen haber escapado de este lugar no pudiendo encontrar su lugar. Y cuando éstos aparecen, el azar no parece jugar a favor de aquellos que albergan estas amables sensaciones.

Un gran libro que hará las delicias de aquellos que aman las historias cortas y que, hasta el momento de su publicación, permanecían inéditas en nuestro país.



domingo, 29 de octubre de 2017

libro: Esclavas de la muerte blanca

La entrada de hoy supone la vuelta de un autor que ha aparecido por aquí anteriormente. Y de nuevo vuelve a enclavar su obra dentro del género pulp. Aquí nos presenta a un personaje, en lo que espero que sea el inicio de las aventuras de esta nueva protagonista ya que la misma se presta a ello. Una explosiva aventura cargada de acción y adrenalina, que conseguirá atraparnos desde sus primeras páginas y que no nos suelta hasta que la lectura haya finalizado. Una vez más dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar para reseñar.

Escrito por Luis Guillermo del Corral, la novela nos cuenta como la población de Torres del Conde se encuentra atemorizada por una banda de motoristas femeninas conocidas como las Furias. Cuando la joven Aurora Onodera impide que ejecuten a una víctima, se convertirá en el objetivo de las criminales. Pero en esta ocasión han cometido un error, al querer enfrentarse a la Dragona de Obsidiana.

Luis Guillermo del Corral es un autor que sabe moverse como pez en el agua dentro del universo pulp. Ya lo demostró con su colaboración con el universo Weird West o con la saga de Vindius. El escritor sabe crear buenas escenas de acción, de forma muy cinematográfica todo hay que decirlo, y que consiguen que nos las imaginemos plasmadas en una pantalla, ya sea de cine o de televisión.

Uno de los primeros referentes que a uno se le vienen a la cabeza a la hora de leer este libro, es la protagonista de Kill Bill. Y es que Aurora poco tiene que envidiar al personaje encarnado por Uma Thurman en la saga de Quentin Tarantino. Al autor le bastan un par de pinceladas acerca del pasado de Aurora, pero que bastan para hacerse una idea aproximada del carácter del mismo.
Cuando conocemos a la protagonista, se nos presenta como alguien que ha querido dejar su pasado atrás, pero que a raíz de su enfrentamiento con las Furias tendrá que volver a hacer gala de sus habilidades, cuando alguien amenaza a aquellos a los que ama, en el caso de la Dragona es Roberto. Un menor de edad que salvó de ser apalizado por unos camellos, y el que parece ser el único punto débil de nuestra protagonista.

Ya en el párrafo que inauguraba esta reseña indicaba que esta novela parecía la presentación del personaje, para que en el caso de que cuaje y tenga éxito sea la primera de muchas aventuras. Desde luego que Aurora se presta a ello,  ya que parece un Ronin moderno. Un guerrero con un pasado extraño y quien seguro ha vivido multitud de aventuras, y que seguro vivirá muchas más en el futuro, antes de llegar a la situación en la que la conocemos por primera vez.

La historia se resume a los continuos enfrentamientos entre Aurora y sus enemigas, amén de hacer frente a la líder de las Furias y al responsable de la entrada de drogas en la población. En este aspecto el autor no se ha complicado, no necesita de tramas o personajes secundarios que no aporten nada a la trama. Así la novela apenas concede un momento de respiro. Si tuviera que establecer una comparativa entre la obra y un film, sin duda el mejor ejemplo sería el cine de acción de los 80. De forma especial con la productora Cannon, cintas donde uno se dejaba llevar por el espectáculo y disfrutaba de las escenas de acción en las que los héroes de turno, daban su merecido a los villanos de turno sin apenas despeinarse. Algo que Aurora hace sin esforzarse mucho.

Con este nuevo título, la editorial Wave Books sigue apostando por autores patrios que nos ofrecen su punto de vista sobre géneros tan distintos como la comedia, el terror o la acción. Algo que hay que aplaudir, al no centrarse en un único género y diversificar su oferta de cara a los lectores.

domingo, 8 de octubre de 2017

libro: Yinn, ten cuidado con lo que deseas

Los genios son seres sobrenaturales que se dedican a cumplir los deseos de sus amos. El más famoso de ellos el de Aladdin. Pero también los hay muy cabrones y que les gusta hacer el mal, tal y como se vio en la cinta Wishmaster dirigida por Robert Kurtzman, en un capítulo de la serie Sobrenatural o en la entrada de hoy. Desde aquí dar las gracias a la editorial por hacerme llegar un ejemplar de cortesía en formato pdf para hacer la reseña.


Escrito por Maiquel Da Costa, el libro nos cuenta como un hombre con una existencia gris consigue en una tienda de baratijas una botella en la que está encerrado un Yinn. Lejos está nuestro protagonista de imaginar como su vida dará un giro total.

El término Yinn no me era desconocido, tal y como he indicado en el párrafo que abría la reseña. Por lo que cuando me llegó el ejemplar, ya sabía más o menos por donde iban a ir los tiros. Una vez más el autor vuelve a mezclar dosis de violencia con un acertado uso de un humor negro, en ocasiones negrísimo, sobre todo cada vez que el Yinn nos cuenta su historia hasta encontrar al que ahora es su amo.

Y es que una de las particularidades de este libro es que está narrado en primera persona, tanto por parte del protagonista como del Yinn. A través del punto de vista del genio, los lectores conocen algo de más de su personalidad y de como ve los acontecimientos que se van sucediendo. Y es que ambos puntos de vista no podían ser más distintos, mientras que la parte del protagonista es la que contiene la mayor carga dramática, con escasos momentos de humor, y los instantes más violentos. Por contra las partes protagonizadas por el Yinn son las que tienen la mayor carga de humor negro, no exentas de partes violentas también. De esta forma, la personalidad de los principales protagonistas queda retratada en su forma de narrar la historia. Más gris y anodina por parte del personaje principal, del cual desconocemos su nombre en todo momento, y la parte más alocada por parte del Yinn.

Una vez acabada su lectura, la cual se hace de forma rápida puesto que la extensión de la novela es breve, la conclusión que se extrae es que la ambición y nuestros deseos más íntimos nunca traen nada bueno. Algo que nuestro protagonista aprende por las malas, el genio le concede todo lo que quiera pero a costa de un gran precio y de ir acabando con su cordura. En este aspecto de querer lo que ambicionamos, aunque sea a un enorme coste, me recordó al relato corto de Richard Matheson Botón botón, adaptado tanto a televisión como a cine, en este último caso en la cinta protagonizada por Cameron Díaz The Box. Y es que el tema principal de la novela es como nuestros sueños y ambiciones pueden dar al traste con nuestra vida, sobre todo cuando se toma el cámino fácil y con atajos.

Si por algo se caracteriza el autor, tanto en esta novela como en su anterior obra Misión: eliminar al nuevo Mesías, es la narrativa que utiliza. El lenguaje resulta bastante ameno, y no duda en utlizar tacos o escenas de sexo, siempre justificadas eso sí, para hacer avanzar la trama. Los personajes que aparecen e interactuan con el protagonista, lo hacen con una justificación y no lo hacen de forma gratuita. Y tendrán su importancia en el devenir de los acontecimientos, sobre todo en su tercio final con la aparición de un peculiar exorcista y que precipitarán los sucesos hasta llegar al final, que queda abierto para una hipotética segunda parte.

A pesar de que el Yinn sea un cabroneiro, no resulta complicado acabar sintiendo cierto aprecio por él. El genio maligno es como es y lo justifica, no intenta en ningún momento que lo comprendamos o sintamos lástima por él. El Yinn es consciente que su objetivo es cumplir los deseos de su amo, y es lo que hace. Lo que no quita para que no sepa privarse de algunos placeres que tiene la vida, algo que disfruta de princpio a fin una vez es liberado de su cautiverio por su amo. Además, el Yinn disfruta puteando al protagonista y sus apariciones son de lo mejor del libro.

Una buena recomendación para vuestros momentos de ocio y que os arrancará alguna carcajada que otra a lo largo de sus páginas. Con este nueva obra la editorial Wave Books apuesta por autores con talento y que nos darán no pocas alegrías en futuros trabajos.








lunes, 2 de octubre de 2017

libro: Ninfea

Hoy por primera vez en el blog reseñamos un pdf. Pero ya os advierto que no será la última vez, puesto que en breve aparecerá otra reseña en este formato. Esto es gracias a la colaboración con la editorial Wavebooks, a la que quiero agradecer desde aquí su atención y amabilidad a la hora de mandarme el ejemplar. Un libro cargado de humor negro, mala baba y que destroza de un plumazo el concepto del amor.






Escrito por Francis Novoa la trama nos cuenta como la ninfa Ninfea es enviada a la tierra, para dar caza a Cupido en nuestro país. Para ello cuenta con un mes, mientras espera paciente nuestra protagonista se cruzará con diversos personajes que le ayudarán a hacer más amena su misión.

El libro está narrado en primera persona y en forma de diario, de esta forma los lectores van siendo testigos de las diversas peripecias de nuestra protagonista y le acompañan en su particular cuenta atrás para completar su misión. A lo largo de sus poco más de 150 páginas, los lectores siguen a esta ninfa en sus correrías cargadas de sangría, karaokes y sobre todo mucha mala baba.

Este es un claro ejemplo de como desmontar todo el concepto romántico que la gente tiene acerca del amor. Aquí olvidaros de la sensación de oír música de violines o el sentir mariposas en el estómago cada vez que vemos a esa persona especial. Novoa coge todos esos conceptos y los pasa por la batidora para hacerlos cachos diminutos. Parte de la culpa la puede tener como nos presenta a Cupido, como alguien viejo, gordo y que se parece al Parchís: se come una y cuenta veinte. Su aparición en el tercio final del libro, y sus supuestas correrías amorosas causan bastantes carcajadas. Tanto por lo improbable de las situaciones y por como son descritas, dignas de cualquier película de destape o cualquiera de las aventuras de Torrente. Es decir, todo lo contrario a su idealización como alguien inocente y puro.
La novela ridiculiza mediante las aventuras de Ninfea a los hombres. Para la protagonista de la novela todos los hombres somos simples, que nos regimos y pensamos con lo que tenemos entre nuestras piernas. Ninfea es consciente de ello y no duda en aprovecharse de su belleza para usar a los hombres a su antojo, tal vez como aperitivo ante lo que le espera a Cupido.

Si bien el autor busca hacer reír a sus lectores, no es menos cierto que un par de momentos nos describe un par de escenas que, sin duda, descolocarán a los lectores con los estómagos más curtidos. Baste como ejemplo el capítulo que tiene lugar en la playa, donde las peores perversiones sexuales se dan cita. O los capítulos finales donde la violencia y el absurdo se dan de la mano, y causan la hilaridad al ser narradas de forma posterior.

La primera referencia que se me venía a la cabeza mientras avanzaba en la lectura del libro era Terry Pratchett. No sé si la intención del autor era rendir homenaje o no al fallecido escritor inglés, pero había instantes que recordaban al autor de El color de la magia. Sobre todo en el estilo bastante irónico y en el uso del humor absurdo a la hora de contarnos las situaciones por las que va pasando la protagonista.

Ninfea es el pilar sobre el que se sostiene toda la novela. Si ella falla, todo se desmorona como un castillo de naipes. El autor consigue que tengamos aprecio por su creación, a pesar de que si existiera en la vida real sería una cabrona de tomo y lomo al manejar a los hombres a su antojo, sin gota de decencia y con una absoluta falta de escrúpulos.
No hay que olvidar que la palabra ninfómana deriva ninfa. Así Ninfea no tiene problema alguno en liarse tanto con hombres como mujeres, le da igual ocho que ochenta. Ella provoca un deseo irrefrenable en todo aquel mortal que se cruza con ella, y es que no hay que olvidar que las ninfas podían hacer enloquecer o enamorar a cualquier hombre que la viera desnuda.

Novela entretenida y de lectura rápida, a pesar de que tiene mucha más chicha de lo que aparenta en un principio. Buen debut de esta editorial y que espero, desde aquí, que siga manteniendo el nivel mostrado en este primer lanzamiento.

Novela recomendada para todos aquellos que no creen en el amor. Ya seáis seguidores de la mitología o del humor negro, este es un libro que merece una oportunidad.


domingo, 24 de septiembre de 2017

libro: Hijos del hielo

Con la entrada de hoy se pone punto y final, por ahora, a la colección pequeño formato de la editorial Cazador de ratas. También hoy se reseña por primera vez a un autor al que hace tiempo tenía ganas de leer. Y ya estoy deseando leer más trabajos suyos, puesto que esta primera lectura me ha dejado muy buen sabor de boca. Una novela en el que la carga dramática tiene un peso bastante importante, y donde el elemento sobrenatural hace acto de aparición en las páginas finales y en el que el frío es un personaje bastante destacado y tiene un papel de vital importancia.


Escrito por David Jasso la novela nos cuenta como a principios del Siglo XX en Fuendetodos, población que vio nacer a Goya, viven Rosa y Eliseo, dueño de una fábrica de hielo en crisis. Manuel, uno de sus empleados, acaba de perder a su esposa dejándole con dos niños a su cargo. El matrimonio al ofrecer su ayuda al reciente viudo comenzarán, sin ellos saberlo, una espiral donde el amor, los celos y la tragedia harán acto de presencia.

Sin duda este libro supone la guinda a esta colección pequeño formato. Una historia dura y trágica con dos partes bien diferenciadas. En la primera, que ocupa la mayor parte del libro, el autor nos presenta a los personajes y poco a poco nos va poniendo en situación. Una vez los conocemos, como si se tratara de un estofado, Jasso pone a cocinar todo y dejar que la trama vaya cogiendo sabor, hasta que llega un momento en que todo rompe a hervir hasta llegar a su conclusión.
Final que supone un punto y seguido, puesto que la trama da un salto en el tiempo en el que conoceremos a una familia que pasa unos días en el lugar donde años ha vivieron Rosa, Eliseo y Manuel.
Es en esta segunda mitad donde el elemento sobrenatural hace acto de presencia. Pero lo hace de forma anecdótica y rindiendo homenaje a la literatura gótica, donde los fantasmas hacían acto de presencia y ligaban su destino al de los nuevos moradores del que fuera su hogar.

Una novela que no resulta de lectura fácil, puesto que en un par de ocasiones nos vamos a encontrar con un par de escenas que nos pondrán los pelos de punta y hará que nos mordamos las uñas por la tensión del momento. Aquí vuelve a quedar demostrado que el peor monstruo es el ser humano, capaz de cometer las mayores atrocidades sin apenas pestañear. Jasso no necesita de sangre o escenas muy violentas para conseguir incomodar al espectador, tan solo le basta con describir de forma muy visual escenas de carácter bastante angustioso.

La primera parte de la obra me recordó a Los santos inocentes, por la descripción que hace el autor de los hombres del campo y de las duras condiciones por las que tenían que pasar para poder ganarse la vida. El retrato que hace Jasso de la vida de Eliseo, Rosa y Manuel me recordó a las situaciones por las que pasaban los protagonistas de la inmortal obra de Delibes. Unos tiempos en los que la pobreza era evidente y el ganarse la vida era muy complicado.
El autor nos describe el duro día a día de los protagonistas y es, en esta normalidad, donde surgen los instantes más terroríficos. Y basta un pequeño incidente para que todo salte por los aires, y todo aquello que los personajes se estaban guardando explote.

El frío, tal y como he dicho unas líneas atrás, es otro de los grandes protagonistas dentro del libro. No solo en su forma física en forma de hielo, sino también en forma de nieve, viento y sobre todo en los sentimientos. El frío que sienten los protagonistas no es el típico que se pueda curar con líquidos calientes o fuego. La apatía que está instalada en su interior ha de salir en algún momento, y es el amor el que hace saltar todo. Pese a tratarse de un sentimiento cálido, en esta ocasión derrite todo y hace que los acontecimientos se acaben precipitando.

Una gran novela a pesar de su pequeño formato,  y la prueba de que los pequeños libros tienen mucho que decir. Si las futuras publicaciones, ya sea en esta editorial o alguna otra, mantienen el nivel mostrado por esta editorial, nos esperan nos pocas alegrías en un futuro cercano.

sábado, 16 de septiembre de 2017

libro: Enciende primero, respira después

La codicia es uno de los grandes defectos del ser humano. Si a ello le sumamos una total falta de empatía por los que te rodean, grandes dosis de egoísmo y ganas de putear al personal el resultado que nos daría sería el protagonista de la entrada de hoy. Un personaje que no cae simpático desde el momento en que es presentado a los lectores, quienes le desean que el karma le devuelva todo el mal que ha ido haciendo a lo largo de su vida.



Escrito por Javier Trescuadras, el libro nos cuenta como Román Viniegra es el propietario de un viejo edificio en Murcia y que ha hecho su fortuna a base de explotar a los que fueron sus inquilinos. Ahora en su vejez planea abandonar el inmueble, tan solo tendrá que cumplir una norma: encender la luz para ahuyentar a los fantasmas que hay en la oscuridad de la vivienda.

Novela corta que tiene en el miedo a la oscuridad y en su ambiente claustrofóbico sus grandes bazas, además de un protagonista muy bien construido. El ser humano desde el principio de los tiempos ha temido la oscuridad, no sabe lo que se oculta en ella y lo que puede salir. Por ello con la invención del fuego, y posteriormente con la luz, los hombres y mujeres pudieron vivir algo más tranquilos e iluminar aquellas zonas que permanecían en penumbra. Y aún así se la sigue temiendo, no se sabe que acecha agazapado dispuesto a saltar sobre nosotros. Trescuadras juega esta baza de forma bastante inteligente, nos atrapa y ya no nos suelta hasta que finalizamos su lectura. El autor nos hace pasar un buen rato, pese a que resulte paradójico el entretener haciendo pasar miedo a los lectores. Pero en ello consiste el terror, el de entretener pasándolo mal.

El edificio es otro de los grandes protagonistas. Su estructura ha sido mudo testigo de las atrocidades que ha cometido Viniegra con sus inquilinos y su decadencia es solo comparable a la bajeza moral por parte su dueño y propietario. Tal vez por ello tenga taras, quizá sea su forma de mostrar rebeldía ante las situaciones que ocurren en su interior y ante las que no puede hacer nada.

Por último el protagonista principal es lo que tiene más chicha. Alguien que no duda en utilizar su poder sobre los inquilinos que no pueden pagar para satisfacer sus deseos más oscuros. Para Viniegra el dinero es importante, pero lo es más el hacer daño a aquellos inquilinos que no cuentan con los suficientes medios para pagar el alquiler. Román es un personaje que no parece tener ningún objetivo en su vida, salvo el de putear a todo aquel que se cruce en su camino y el de ganar dinero. Es el reverso tenebroso de Mr. Scrooge, el que fuera protagonista de la obra de Charles Dickens Cuento de navidad.

La novela cuenta con una extensión de unas 120 páginas por lo que se lee en un suspiro. A medida que Viniegra va descendiendo pisos para escapar del edificio, los lectores van conociendo más a los fantasmas que persiguen al avaricioso propietario del edificio. Una vez los lectores han acabado la lectura, y conocen los motivos que han llevados a los espectros a vengarse de Viniegra, uno no puede evitar ponerse de su lado. Algo que resulta raro dentro de la literatura de terror, en donde los lectores tienden a ponerse del lado del bien. Pero de vez en cuando surgen obras en donde ocurre todo lo contrario, y es el mal el que cuenta con el favor de los lectores. Este es uno de esos raros ejemplos.

El libro cuenta con una atmósfera bastante agobiante, el autor consigue que acompañemos a Viniegra en su descenso y que sintamos la misma sensación de miedo que siente él. Para ello Trescuadras no abusa demasiado de los sustos fáciles, cuando lo podía haber hecho, y se vale del miedo y la claustrofobia para conseguir que los lectores, de vez en cuando, levanten la vista del libro y tengan que mirar en los rincones más oscuros donde estén leyendo el libro, para asegurarse que allí están ellos solos.

Un buen libro de terror y con muy bien narrado. Con este libro el autor nos da una nueva visión a un tema tan trillado como es el de los fantasmas. La historia no es novedosa, pero es como la cuentas lo que hace que pueda gustar más o menos.

Si os gustan las historias de fantasmas ambientadas en nuestro país dadle una oportunidad. Seguro que no os arrepentiréis en absoluto.

viernes, 15 de septiembre de 2017

libro: Simetrías

Simetría es una isla creada por Darío Vilas y Rafa Rubio, y que alberga lo peor de lo peor en ella. Todos los que van ahí acaban contagiándose de su atmósfera malsana, capaz de sacar lo peor que anida en nuestro interior. En Simetría apenas hay lugar para las buenas personas y sus calles sucias, oscuros callejones y tugurios son mudos testigos de las atrocidades que allí se cometen. Uno de sus habitantes más peligrosos es Marquitos, el que fuera protagonista de El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas. La entrada de hoy nos sirve para reencontrarnos con él, a la vez que permite a los lectores conocer más datos sobre su pasado.


Escrito por Darío Vilas, el libro con una extensión de poco más de cincuenta páginas está compuesta por los siguientes relatos que giran en torno a Marquitos:

- La rosa púrpura de Simetría: un fotógrafo llega a la isla, y no tarda en empezar a ejercer su trabajo. Claro que lo hace de una forma bastante peculiar. Buena forma de empezar esta antología de relatos, y en donde, una vez más, el autor gallego vuelve a hacer gala de una narrativa ágil y eficaz. Pocas páginas le bastan al autor para volver a llevar a los lectores a esta ínsula.

- Calle de sentido único: Marquitos se dirige a la ciudad para encontrar una nueva víctima y en su pub habitual se encuentra con Catalina, hermana de la que fuera su pareja Maite. Vilas hace que un viaje en coche se transforme en algo malsano. Una actividad tan usual como un trayecto en coche, se torna en algo enrarecido por la personalidad de Marquitos. Incluso cuando entra al local y sale de él, los lectores perciben el peligro y locura que transmite Marquitos.

- Nací, crecí y ahora estoy aquí: relato que nos sirve para conocer a Catalina y su encuentro, nada intencionado, con Marquitos. De nuevo otro pequeño relato en donde el realismo más sucio, y las partes más oscuras de los seres humanos, salen a flote. Catalina tiene una personalidad oscura, pero muy alejada de la de Marquitos. Algo tan simple como puede ser ver una mujer arreglarse e irse a pub a esperar al hombre que fuera pareja de su hermana para obtener su venganza, Vilas lo transforma en un buen ejercicio de tensión.

Antes de proseguir con el resto de relatos un pequeño inciso. Estas tres historias se encuentran unidas entre sí, cada una de ellas son un punto distinto de vista y que confluyen en un mismo punto. Y el autor decide parar en ese momento justo, nos deja con la miel en los labios y hace preguntarnos lo que va a ocurrir a continuación. Que destino le aguarda a los tres implicados y como se va a resolver todo. Tres pequeñas historias que forman parte de una sola.

El resto de los 7 relatos que conforman Simetrías, se encuentran recopilados bajo el título de Piezas desequilibradas. Los nombres de estas pequeñas piezas son: borracho; no me olvides, nena; ninguna elección fácil; morir por dentro; Dios está en la radio; ¿Dónde has dormido esta noche? y despierta. Cada una de estas historias breves permiten a los lectores adentrarse algo más en la personalidad de Marquitos, para conocer su pasado y su relación con Maite. Cuando conocimos a Marquitos, los lectores ya sabían que su relación con ella ya había acabado. Ahora parte del tiempo que pasaron juntos queda desvelado, no todo por supuesto. Y hay que decir que la mujer no era tan inocente o tan víctima como podía parecer en un principio, algo que queda reflejado en los dos últimos relatos.

Estas pequeñas historias cuentan con poca extensión, apenas un par de páginas en algunos casos, pero dan para mucho. Estos relatos son como chupitos de un buen whisky, uno lo saborea rápido pero luego el líquido baja fuerte por nuestra garganta,  salvo que en este caso lo saboreamos por los ojos. Son pequeñas historias que resultan fuertes, que golpean duro y no dejan indiferentes. Tal y cómo ocurre con su protagonista, una de las mejores creaciones de su autor y que le ha deparado, y seguramente le deparará, no pocas alegrías.

Una vez más Darío consigue atrapar a los lectores con su narrativa, no exenta de violencia y sensualidad. El autor maneja bien los momentos de suspense y da a los lectores un par de piezas más, del complicado puzle que es la personalidad de Marquitos. Y pese a esta nueva aportación, aún quedan muchas por aportar para conocer más a este personaje.

Con este nuevo trabajo el autor vuelve al universo que creó y demuestra que el realismo bizarro, término creado por Vilas, es el ambiente en el que mejor se mueve. Darío presenta a los lectores los peores aspectos de un ser humano, nos presenta personas y ambientes que hay en nuestras ciudades y que permanecen ocultos ante nuestros ojos. Pese a que están ahí nunca los hemos visto, o no los hemos querido ver, táchese lo que se prefiera.

Si disfrutasteis con El hombre.... y otras obras que transcurren en Simetría, sin duda también lo haréis con ésta.